Buscar

Luis Pablo García Coronado

la vida deportiva de un tipo "normal"

Etiqueta

8

A falta de 2 meses para Ironman Lanzarote

Hace casi 5 meses que tomé la decisión de competir en el Ironman Lanzarote, y ahora estoy a dos meses del evento.

En este tiempo estoy aprendiendo mucho, y también disfrutando.

Aprendiendo con los entrenamientos, sin duda no es lo mismo entrenar por cuenta y RIESGO de uno, que con una planificación, en este caso, siguiendo los pasos de Luarca. Antes de asegurarme de ir a Lanzarote, estuve preguntando, y parece que todo el Mundo, o casi todo, coincide en que Luarca era la mejor opción para preparar esta prueba, y 5 meses después, estoy de acuerdo, y no sólo por la planificación de los entrenamientos, que no ofrece discusión, si no por la conexión, telepática en muchos casos, pero es que cuando conectas, sobran las palabras, jejejeje.

Las sensaciones, a pesar de todo, no dejan de ser raras, acostumbrado a entrenar según cada día lo que me apeteciera, y haciendo auténticas burradas, me siento lento en casi todo, en la natación, por su puesto, aún sabiendo que saldré del agua en el tiempo que tengo en la cabeza, en la bici, me falta darle el último achuchón en estos dos meses que quedan, para disfrutarla en Lanzarote, y corriendo.

Corriendo es donde más raro me siento, estoy corriendo mucho menos que en los últimos 4 años, pero no me preocupa, ni lo más mínimo, por que tengo el conocimiento de que estoy entrenando la maratón que correré el 21 de mayo, después de 3,8 km de natación, y de 180 km en bici.

Otro acierto, es la parte de coaching y de nutrición por parte de Nutrien3, cosa que hasta la fecha no había hecho tampoco, y considero una ayuda muy importante.

En estos dos últimos meses, de recta final hasta la prueba, estoy totalmente centrado, y cuidándome la alimentación, y para colmo, me he propuesto cuidarme el otro punto débil que tengo, el descanso 😉

No sé que tiene Lanzarote, pero me pongo nervioso sólo de pensar en el día, sabiendo que ese día ya ha sido, y que sólo me queda disfrutarlo, y de todas las posibilidades infinitas, escogeré la mejor 😉

Vaaaaaamoooooossss

ASCENSIÓN A MONTE PERDIDO CON NIKE VOMERO 8

Fin de semana espectacular, fin de semana  de los que pasarán a la historia, fin de semana tremendo, una aventura que nunca me hubiera imaginado que fuera así, salió todo perfecto, desde la salida, hasta que llegamos arriba, buen tiempo, y lo mejor de todo es que volvimos sanos y salvos, que no es poco, por que aunque lo hice, NO RECOMIENDO SUBIR A MONTE PERDIDO CON ZAPATILLAS DE DEPORTE, para que quede claro.

Nos levantamos unos minutos pasados las 6:00 de la mañana, yo pude dormir perfectamente a pesar de que eran las fiestas de Broto y hubo música durante toda la noche, pero como la semana fue dura, me pudo más el sueño, y pude dormir sin problemas.

Poco antes de las 7:00 ya estábamos subiendo hacia la pradera, Julius, Salinas, Omar y yo. Nada más llegara  a la pradera, primera sorpresa, nos hemos olvidado de las luces, y sólo tenemos una lucecita de bici para los 4. Suficiente por que en media hora va a amanecer. así que empezamos sin problemas.

Empezamos, y en seguida empezamos a correr. Os recuerdo que el objetivo del reto era subir y bajar Monte Perdido en un día. Es una etapa que la gente la suele hacer en dos, incluso en 3 días, y queríamos hacerla en un día, y así hicimos, jeje.

En la salida de la pradera hay un cartel que marca un tiempo estimado de 5 horas 30 minutos para llegar al refugio. Nosotros empezamos a correr y a ver qué pasa. De noche escuchábamos el río, veíamos poco, lo suficiente para no torcernos un tobillo o pisar un charco, pero intuía que el espacio era espectacular.

Poco a poco fue amaneciendo y pude ir disfrutando de la zona, qué maravilla, espectacular Ordesa y sus paisajes, qué sitio tan espectacular, es la primera vez que paso por allí. Omar se queda ya que su objetivo es otro, llegar hasta el refugio, y aunque no está muy preparado seguro que lo hace en menos de 5 horas.

Nosotros seguimos corriendo, y corriendo, paramos poco, vamos a un ritmo tranquilo, y podemos disfrutar de las vistas, qué pasada, según vamos subiendo todo parece más espectacular.

Sin darnos cuenta estamos en cola de caballo, una cascada preciosa, hemos tardado menos de 1 hora y media, vamos muy muy bien. Nos hacemos unas fotos, comemos un poco y seguimos, y en dos horas nos plantamos en el refugio de Goriz.

Tomamos un café, comemos un poco más y seguimos, ahora empieza lo complicado, lo complicado de la montaña aunque nos complicamos también nosotros un poco ya que nos equivocamos de camino y regalamos unos kilómetros, volvemos al refugio y ahora si que cogemos el camino bueno, para arriba, aquí ya lo de correr poco, a subir y a subir, terreno duro y empinado. Llevamos unas 2 horas y paramos para agruparnos los 3, para hacer lo último que nos queda.

Llegamos a una zona peligrosa, a la escupidera, joder, se hace realidad todas las historias de miedo que había contado Omar la noche de antes, que si muere gente, que si está helado, que con zapatillas de deporte no…., efectivamente, las nike han aguantado y se han portado bien hasta ahora, pero esto es otra película, aquí hay hielo, no agarran nada y empieza a ser peligroso….

Subimos poco a poco, buscando piedras entre el hielo para que agarre un poco, y de repente llegamos a un paso de pocos centímetros, con hielo, y con una caída vamos a decir…, peligrosa…. Salinas raspa un poco el hielo, para que podamos apoyar con menos peligro, y pasamos pegados a la pared…, joder, qué ratito…. El resto más subida, más hielo, y cada vez más cuidado, hasta que nos vemos arriba…., 3.300 metros, hemos subido 2.000 metros de altura en unas 5 horas, qué pasada…, fotos, bocata y risas, pero se empieza a nublar…., ahora toca bajar.

Al principio peligro de nuevo, es peor bajar que subir, bajar de espaldas hace que te marees y que pierdas estabilidad, pero conseguimos bajar y pasar de nuevo por la zona peligrosa. 

Pasado lo chungo la bajada es rápida, jugándonos los tobillos, las rodillas y lo que haga falta, pero bajamos. Llegamos al refugio, nos dicen que Omar, que ya le conoce todo el mundo, ha estaod por allí y ha ido tirando hacia abajo, qué crack, también ha conseguido su objetivo

Descansamos un poco en el refugio, queda aún bajada, y seguimos. Llegamos a cola de caballo pasando por clavijas, una zona muy chula para bajar con cadenas, donde nos flipamos un poco creyéndonos escaladores, jeje, más fotos y a seguir bajando.

Pasada cola de caballo vemos a Omar, las piernas empiezan a sentirse cansadas, o a no sentirse, y bajamos el ritmo, vamos andando, y corremos algún ratito, hasta que vemos a las chicas, y hacemos lo que queda andando.

Ese día no nos dimos cuenta de lo que hicimos, hoy, pasadas 48 horas empiezo a ser consciente de la hazaña, subimos a 3.300 metros de altura, muy cerca de Dios, subimos con zapatillas de deporte, la gente con la que nos cruzábamos no salían de su asombro, íbamos con ropa como si fuésemos al Retiro, y no a Monte Perdido, mallas, camellback y poco más, nos jugamos la vida, que también hay que decirlo, y aunque las nike se portaron de lujo…, no es el calzado idóneo.

Ha sido un fin de semana espectacular. Gracias Celia, Julia, Laura, Ale, Salinas, Julius y Omar por un fin de semana inolvidable…, dentro de poco a por el siguiente reto…, quizás Soplaoman…., puede ser….

Vaaaaamooooosssss

20131007-112453.jpg

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: