Buscar

Luis Pablo García Coronado

la vida deportiva de un tipo "normal"

Crónica maratón Valencia

No es un error… es más bien un deja vú, parece que ya he vivido esta situación, cuando en 2012 hice mi primera maratón en Valencia y 3 meses después hice la de Sevilla.

Y parece que 5 años después, como cíclica que es la vida, se repite la historia.

Después de Valencia, hace poco más de dos meses, en menos de 1 mes volveré a Sevilla, con muchas ganas de maratón de nuevo.

Pero no voy a hablar de Sevilla, por que creo que es el momento de hacer la crónica de la maratón de Valencia.

Como contaba ayer en el perfil de adidas runners Madrid, lo importante no fue conseguir el objetivo, la marca, lo importante fue el camino hasta llegar allí, un camino que no fue el plan de 5 semanas express, si no que fue un plan estratégico, medido y sin dejar espacio a la improvisación, y a la imaginación a nivel de consciencia.

El primero en estar convencido de que iba a ser posible lo que tenía pensado era yo, de hecho, cada vez que contaba la marca que quería hacer, la respuesta estándar que encontraba eran del tipo “sal a un ritmo más lento, y luego ya se verá…, quizá en Valencia no es el día…, si no lo consigues no pasa nada… y si se te van 5 o 10´ sigue siendo un marcón…” pero a mi me daba igual los comentarios, de hecho, me daba igual la marca, por que estaba tan centrado en el camino hasta llegar allí, y además sabía que Valencia no era el final del reto, si no que simplemente era una estación en el camino, y que estaba disfrutando tanto de los entrenamientos, y de la ilusión de tener un gran objetivo, que si salía o no bien la maratón, el resultado para mi iba a ser de satisfacción total.

Pero bueno, voy al grano…. crónica de ese día….

Nos despertamos con tiempo SIlvestre, Marcos y yo. Marcos y yo bajamos a tomar un café, Silvestre se quedó en la habitación.

Subimos, me vestí, y me dio tiempo a una meditación de unos 15´, donde terminé  con la visualización de la carrera, carrera que ya me había visto 5 veces mientras hacia rodillo en las semanas anteriores, pero la visualicé en un estado de meditación, y de conexión conmigo mismo, que la sensación era de plenitud total.

Me levanté después de meditar, puse Born to Run de Spingsteen a todo volumen en la habitación, y salimos de la habitación hacia la salida.

No había excusas, no había dolores, no había malas sensaciones, sabía que iba a ser un gran día, que iba a disfrutar de la carrera, Cuánto quieres hacer? 2:38´… esa era mi respuesta… esa era la marca que tenía marcada…

Empezó la carrera, estaba en un buen cajón, y mi objetivo era encontrar un buen grupo con quien pudiera viajar durante 42 km…

Empezamos fuertes, el primer kilómetro con mucha gente, buscando posiciones, esquivando gente, hasta que pasado el primer kilómetro, parece que se va haciendo un grupo interesante.Interesante si, pero veía que iba en ese punto en el que no podía ir mucho más, pero no quería ir ni una pizca menos.

Primera crisis en el kilómetro 7…, si es real, en el kilómetro 7 fueron los primeros pensamientos de “ni de coña aguanto este ritmo durante 42 kilómetros”

Pero desde ese momento, di paso a la cabeza, empecé a pensar…, voy forzado, un poco, pero voy bien, baja la ansiedad y la preocupación, y sube la alegría, el disfrutar de la carrera, la suerte de poder estar ahí, la suerte de haber podido preparar la carrera, no hay dolores, no hay nada que te impida seguir como estás, aguanta y sigue.

Y así fue, hasta que llegó la segunda crisis, más o menos en el kilómetro 15, donde me tomé un gel (el desayuno) de Victory que me dio mi amigo Rafa el día anterior. No suelo tomar geles, pero sabía que ese día tenía que llevarlo, y más energía que me podía dar ese gel, por quien me lo había dado, no me podía dar ningún otro…, cuando las cosas van con alegría y amo, dan más fuerza.

Y efectivamente, el gen me reactivó…

Pero siguieron las crisis…, todo esto mientras iba a un ritmo, realmente por encima de mis posibilidades…, prácticamente hasta el kilómetro 30, los ritmos iban por debajo del 3:40.

Y era el momento de empezar a sentir paz conmigo mismo. En estos momentos de gran sufrimiento empecé a repartir amor, a mis seres queridos, y a las personas que me han puesto piedras en el camino, por que necesitaba perdonar, para eliminar esas piedras, para poder seguir adelante, sin obstáculos.

Agradecimiento infinito a la gente nueva que a aparecido en mi vida, que me ha hecho cambiar la perspectiva con el que ver las cosas, toda esta paz, hizo que fuera perdiendo miedos, que estuviera tranquilo conmigo mismo, alcanzando un estado de satisfacción plena que me hacía volar.

Muchos pensamientos para mis hijos, siempre presentes en cada kilómetro…, de hecho, las primeras palabras que le dije a Marcos cuando crucé la meta fue “quiero hablar con mis hijos” aunque sabía que no era posible.

Y muchos pensamientos para esa gran persona, que llevaba un mes desaparecida en algún lugar del Mundo, pero que yo sabía que estaba ahí…

Los últimos 5 kilómetros fueron de un  gran dolor de piernas, pero sabía que si de respiración iba bien, el resto era dolor, y que podría soportarlo.

Gracias a la ayuda de Marcos, que me acompañó los últimos kilómetros tenía una referencia de ritmo y de tiempo.

Aún así, ni a falta de 500 metros, desconocía si iba a hacer o no la marca que tenía esperada…

Pero Valencia es especial, y su final es espectacular, cuando llegas a la ciudad de las artes y las ciencias, y corres sobre el agua, todo es diferente, y cuando veo en el crono que estoy en el tiempo, me empiezo a emocionar…, un poco más, por que ya llevaba unos kilómetros emocionado.

Y finalmente cruzo la meta, en el tiempo esperado, sabiendo que es superable, por su puesto, por que quiero seguir soñando y si dejo de soñar, es por que dejo de vivir.

Satisfecho, no, mucho más, alegre, feliz y lleno de paz, que más podía pedir, el tiempo, era simplemente una marca, aunque hubiera llegado dos horas después, nadie me quita la experiencia vivida durante los meses antes de esa maratón, maratón que hace un año fui incapaz de ir, por que era incapaz de mentalmente correr más de 5 kilómetros, y este 2017 venció la cabeza, no las piernas.YA ESTOY CURADO.

Esto acaba de empezar… quedan muchos episodios por delante, y el final, que será un punto y a parte, prometo que será espectacular, que hará que todos podáis creer como yo creo.

Felices todos!!

Anuncios

Entrenar con la imaginación

_80_8173

Llamamos entrenamiento, a cada momento en el que nos ponemos la ropa de deporte y nos lanzamos a la calle o a nuestro sitio de entrenar o practicar deporte, para realizar el acto de entrenar.

Hemos empezado a oír cosas sobre el “entrenamiento invisible” haciendo referencia normalmente a la alimentación y al descanso.

Pero y si empezamos a hablar de “entrenamiento con la imaginación”?

Es una realidad que con la visualización y la imaginación activamos esas mismas zonas en nuestra corteza cerebral, que cuando hacemos el gesto físico real. Sobre esto ya no hay duda, por lo que “algo” podemos estar alterando o creando, cuando nos imaginamos algo relacionado con el deporte que practicamos.

Parece esto, mucho más fácil de creer cuando son deportes que llevan asociado algún gesto técnico, como la natación, el golf, el tenis…. Visualizar e imaginar el golpe perfecto, la brazada perfecta, parece que tiene efecto en nuestra corteza cerebral, y aumenta las posibilidades de que así lo hagamos.

Pero y por que no entrenar el entrenamiento perfecto, el objetivo, el ritmo perfecto, el estado perfecto…

Imaginarnos estas cosas, quita bloqueos de frustración, ya que muchas veces el entrenamiento se convierte en nuestro peor enemigo…, no conseguimos los ritmos que nos habíamos marcados, estamos cansados, agotados…, no podemos más, y encima, empezamos a actuar sobre el destino final, nuestro reto…, no lo voy a conseguir…

Y por que no dedicar algo de tiempo, a imaginarte que corres, casi volando, que tus pies prácticamente no tocan el suelo, por que te sientes ligero, liviano, con ganas de volar, que podrías estar así días, y días, que nunca has tenido unas sensaciones tan buenas, que todo lo que hay alrededor es espectacular, el tiempo acompaña, la brisa nos empuja, los árboles nos animan, y el sol o la humedad es la perfecta.

Si disfrutamos de este estado durante unos minutos, nuestro cerebro lo va a agradecer, el recuerdo de este entrenamiento que nosotros nos podemos crear como lo queramos, nos va a dejar un recuerdo imborrable,  nos va a motivar, y nos va a ilusionar.

Esto es todo lo real que tu quieras, por que no deja de ser imaginación….

Y si me pongo en modo IM

LANZAROTE

Vuelvo a sentir el gusanillo, ese que había desaparecido hace mucho tiempo, es algo más que motivación, ilusión,…, es deseo, es pasión, es ganas de ponerme un dorsal de nuevo, pero con el objetivo de sentir, no de luchar contra nada de contra nadie, simplemente quitarme miedos y fantasmas.

Tengo muchas dudas, no sé si voy a volver a estar preparado para enfrentarme a un monstruo así…, el Ironman es una distancia muy larga, es muy duro, son muchas horas, sobretodo muchas horas de sufrimiento.

No me importa el tiempo que marque la meta, no me importa ser el último, me importa cruzar la meta, levantar los brazos y abrazar a los que me esperen en meta.

Tendré que nadar…, lo justo, sin excesos, que para eso está la natación en seco 😉

Tendré que correr, más y mejor, aprovechando el entrenamiento para la maratón, sé que esto es un error, pero soy hombre de errores.

Y montaré en bici, también en seco, muchas horas de estática, y 5 tiradas largas.

Siguiendo buenos consejos, trabajo de gimnasio para compensar las deficiencias del volumen de entrenamiento, y meditación, mucha meditación que me lleve a otra dimensión.

Y que pase lo que tenga que pasar…

 

APROVECHAR EL VERANO PARA ESCUCHAR TU CUERPO

Buenos días.

Comparto con tod@s este post que he subido a la web de adidas

“El verano tiene un punto negativo para los runners, que es el calor, y que nos obliga a entrenar en las horas que menos calor hace, o huyendo de los intensos rayos del sol.

 

Pero tiene otro aspecto muy positivo, que es, que en condiciones normales tenemos un poco mas de tiempo, bien por que estamos de vacaciones, por que los días son más largo, o por que en verano debemos tomarnos todo con más calma.

 

Si la dinámica normal durante el invierno es calzarnos las zapatillas a toda velocidad, salir, correr y volver rápido a la ducha, por que tenemos obligaciones, trabajos y demás, o por que hace frío…, en verano debemos aprovechar el pre y el post entrenamiento.

 

Dedícate tiempo, disfruta de cada momento, disfruta de elegir la ropa adecuada, la más bonita, la que mejor te siente, disfruta de ponerte las zapatillas, de cómo te sientan, visualiza el recorrido que vas a hacer, siéntete con energía y con ganas, cierra los ojos antes de empezar a correr, y haz un recorrido por todo tu cuerpo, desde los dedos de los pies, a los tobillos, pasando por la planta del pie, sube después a las rodillas, fíjate en su paso por los gemelos, sigue subiendo, cuadriceps, isquios, caderas, glúteos, piramidal, y así por todo el cuerpo, columna vertebral, etc.

 

Dedica el tiempo que quieras a esta práctica, y fíjate en esas pequeñas zonas con molestias, con dolores, observa cómo es ese dolor, y que te indica.

 

Una vez hecho esto, empieza a correr, disfrutando del espacio por el que estás corriendo, abre los ojos más que nunca, y los oídos, intentando escuchar lo que antes no escuchas, el viento en los árboles, otras zancadas de otros corredores, o simplemente el silencio.

 

Una vez terminado el entrenamiento, vuelve a sentir tu cuerpo, lo que ha cambiado respecto a la salida, y tú emocionalmente como has cambiado, disfruta de ese momento mientras incluyes una dinámica de estiramiento, sintiendo tu musculatura, como gana elasticidad, si sufrir, sólo alargando lo que te pide.

 

El verano es para disfrutar, y para disfrutar corriendo.”

 

IMG-20170423-WA0004

La vida puede ser mara villosa

luz

Si, así es, ya lo decía Andrés Montes, y si lo decía era por algo.

A pesar de las vigas de hormigón que nos ponemos delante de los ojos, de las responsabilidades, de los problemas, de los conflictos que nos creamos para ser no felices, una vida maravillosa espera a la vuelta de la esquina a todo el que quiera.

Estar sentado delante del ordenador y que un “anónimo” te escriba algo como lo que voy a compartir con vosotros, es algo increíble, “anónimo” por que dice ser escrito por todos, por que es una persona de esas iluminadas que la vida pone en tu camino, que aparece cuando tiene que aparecer y se va para dejarte volar.

“Luz blanca inmensa y completa que pasa a través del prisma… esa luz cálida e infinita que no te ciega sino que te ilumina. Permite que fluya, no la reprimas, deja que te recorra y encienda cada rincón de tu alma y que te suma en la consciencia de una realidad distinta… esa que sientes pero que no ves porque se te olvida que todo va más a la de lo que miras.

Si no piensas y solo observas, si no analizas y solo eres, sentirás que te rodea, que está presente, que es parte de ti y que tu también la tienes… y que depende de ti, de la posición de tu prisma, del cristal con el que mires lo que reflejes.

Escenarios que Se mueven y personajes que te sostienen, que te acompañan en cada uno de los pasajes de tu vida para que te reveles, para que percibas cada una de las emociones que contienes, que puedas experimentar todos y cada uno de los papeles hasta que tengas el valor de detenerte, colocarte ante la fuente y desnudarte para expresar cada uno de tus potenciales para que por fin sueltes todo aquello que te retiene y dejes ir el lastre que te mantiene en el lugar al que ya no perteneces.

Ahora, así de ligero y de consciente puedes permitirte elevar tu esencia a un nivel superior, no mejor, sino en un plano desde el que puedes compartir toda esa luz en la que están todos los más increíbles y maravillosos colores, eso tienes en ti, un corazón que late movido por el amor De Dios… de un dios que no entiende de altares ni procesiones sino una fuente de amor inconmensurable al que perteneces, del que provienes y que espera paciente a que regreses, a que vuelvas lleno de experiencias, emociones, pasajes e historias… y quiere que lo recuerdes pero no en forma de anécdotas ni de cuentos sino de huellas y cicatrices, de imágenes indescriptibles grabadas en cada presente que vivas plenamente.

Duele? No, solo es una señal más de que estás en el instante que debes estar para ampliar ese prisma a través del cual debes dejar que pase, que esa luz te atraviese… no temas, no te abandonaran, no te rechazaran, ni te juzgarán porque estás hecho de la materia original del lugar de donde todos provienen y donde la perfección ya existe tal y como hoy aquí y ahora ERES.”

Gracias a la vida, por ser MARA VILLOSA

Necrosis avascular en la cabeza del 2º meta

necrosis

Pues si, en esas estamos…, qué pasa?! es que yo no puedo tener mis cosillas…, y ahora alguno de esos que les digo que todo dolor es fruto de un conflicto vivido, de una experiencia, de una emoción, de un estado, me preguntará…. qué es lo que te pasa? o es que lo tuyo es simplemente eso…, una necrosis.

Pues no…, necrosis, muerte de un hueso por que deja de llegar sangre…, la sangre es la vida, y allí donde deja de llegar, es por que allí ya no hay vida…

Los pies,  en contacto con la madre tierra, la naturaleza, quien nos cuida, quien nos alimenta…, pero ahora quién me alimenta? el trabajo? mi madre?

Los dedos de los pies también son nuestros colaterales.

En resumen, un conflicto osea es un conflicto en el presente, en la estructura, una estructura que ha pasado a mejor vida, con afectaciones colaterales, los dedos de los pies son la comunicación, la falta de comunicación corta los ríos de sangre, y provoca no la muerte, si no la falta de vida.

Pero nada es eterno, ni el dolor, ni la vida…, ni la muerte…, si, todo tiene solución…, hasta la muerte…, o piensas que esta muerte en el pie es para mi la muerte…., al revés, el morir es la oportunidad de volver a nacer, de volver a crecer, en una vida nueva, un salto cuántico, con la posibilidad de hacer llegar sangre vida, llena de comunicación, por que si los vasos sanguíneos se estrechan, no se comunica la sangre desde su origen hasta su destino.

Una vez detectado el conflicto, pues a revertir el proceso…, a levantar ese ánimo, y con ese ánimo, levanta la cabeza, y de paso la del segundo meta, y así sufre menos, y si sufre menos empieza a comunicarse, y a llegar sangre, y a llegar vida, y si llega vida, deja de doler, y si deja de doler te permite hacer cosas, y si haces cosas, conoces, vives, experimentas, y como me han enseñado hace poco, te TRANSFORMAS.

Ya no duele, ya estoy bien. GRACIAS.

Esos gregarios que no lo son

Esos compañeros de trabajo, de viaje, amigos, que lo son, hasta que llega un momento, el importante, y ves como se alejan, como no están tan cerca como pensabas.

El deporte como siempre nos da lecciones de vida, y es que el deporte es en si mismo una representación de la vida, y de cómo somos cada uno de nosotros.

En esos momentos en el que las pulsaciones están disparadas, en el que estamos viviendo el presente, el ahora, es cuando sale nuestro verdadero yo, el que no podemos ocultar, el real, nuestro carácter, nuestra personalidad, y no hay maquillaje.

Es por eso por lo que te abandona el gregario, ese compañero que te tiene que llevar hasta la línea de meta, o hasta que sus fuerzas se agotan, y por qué te abandona en los últimos 200 metros, cuando más lo necesitas.

Se ve que eres un gran ciclista, con grandes cualidades, pero ya se ha visto en varias ocasiones, que tu ego supera tu profesionalidad, por que si no, deberías haber llevado de la mano a tu compañero.

Por eso quizá el karma te ha jugado alguna que otra mala pasada, y en los momentos en los que los gregarios deberían ayudarte a ti, la suerte no te ha acompañado.

La vida es un camino de ida y vuelta, ayuda, haz tu trabajo, y la recompensa vendrá sóla.

Feliz día.

Duración, tiempo consciente y reloj

Cuando vi por primera vez la película “En el nombre del Padre”, de todas las cosas tremendas de esa película, lo que más me llamo la atención es como el padre, describe el tiempo cuando esta en la cárcel. Decía algo así como que pasaba las horas mirando como caían las gotas de un grifo, y cada segundo se hacía interminable, pero de repente mirabas hacia atrás y había pasado 1 año.

Seguro que sabéis de lo que estoy hablando, como momentos parece que se hacen eternos, pero sin darte cuenta llevas años trabajando y haciendo lo mismo.

Vamos a trasladar esto al deporte, y me gusta como Guillaum Martín, ciclista, lo define durante el Tour, diciendo que hay minutos que parecen horas y horas que parecen minutos.

Esto es lo que se define como duración, que es la diferencia entre el tiempo consciente y el tiempo que indica el reloj.

Seguro que hay momentos en alguna carrera, en alguna prueba, donde estás tocado, y cada paso se te hace eterno, cada minuto es un Mundo, y piensas que aún te queda una eternidad, pero mientras estás pensando esto, los pasos van pasando, se van sucediendo, y el tiempo va pasando, por que eso es una realidad, de una forma u otra, eso que no existe, va pasando, o por lo menos nos da esa sensación, y de repente te pones de nuevo en el presente, y ves que ya está llegando al final de la prueba.

Bonito concepto el de duración, que hace que el tiempo sea realmente relativo.

A ver si tu siguiente maratón, o tu siguiente Ironman, a parte el tiempo de reloj, que la duración sea la que deseas…., habrá que empezar a medir en “se me ha hecho corto” o se me ha hecho eterno”

Volver al inicio

IMG_8507

De momento esta temporada no va a pasar por ser mi gran temporada.

Recuerdo otras temporadas con un calendario repleto de competiciones, de todo tipo, donde me atrevía con cualquier distancia, y no me importaba si tenía que hacer algo cada fin de semana.

La vida es un proceso, y hay que pasar por diferentes situaciones para tomar conciencia, y lo importante es ser capaz de vivir cada momento, de no ser un autómata, y saber qué es lo que se está viviendo, y por muy malo que sea, saber y entender que es un proceso de mejora personal.

Esto es lo que he vivido en el último año y medio aproximadamente, quizá lo llevo viviendo más tiempo, pero creo que este último año y medio ha sido cuando he tomado realmente conciencia.

Me han pasado cosas que nunca había imaginado en este año, esto me ha provocado que me encontrara realmente vacío y sólo en muchos momentos, me he dado cuenta de que esto no es así, que tengo mucha suerte por la gran cantidad de gente que tengo a mi alrededor, y que de vacío nada, estoy  completo, sólo que tengo que enfocar mucho más.

He perdido la cuenta de a cuántas carreras me he apuntado que no he ido, o a cuántas he ido hasta la salida, para darme la vuelta y no salir.

Pero esto no ha sido sólo en el deporte, ha sido en muchas facetas de mi vida, en las que he huido, por no encontrarme a mi mismo.

Ahora ya sé quién soy, ya sé lo que tengo dentro, y sé hacia dónde tengo que ir, no va a ser un camino fácil, va a ser un camino lleno de incertidumbres y de más aprendizaje, es una oportunidad de hacer cosas, las mismas de siempre, pero no siendo el mismo de siempre, de volver a empezar, una vida, la misma vida, pero con una mochila de aprendizaje.

Por eso, quiero volver donde empezó todo, y quiero que el camino esté lleno de gozo y disfrute, ya lo he empezado, vienes conmigo? estáis todos invitados, y en Valencia se verá el resultado, terminaré un paso más en mi transformación allí, será un salto cuántico, lo sé por que ya lo he vivido, pero ahora quiero vivirlo con el corazón.

Maratón de Valencia, vuelta a empezar.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑