Buscar

Luis Pablo García Coronado

la vida deportiva de un tipo "normal"

Etiqueta

pies

Por qué duelen los tendones de Aquiles

Y sobretodo, por qué duelen en verano especialmente.

La explicación es el calzado.

Pasamos todo el año con diferentes calzados cerrados, con zapatillas de correr, zapatos, tacones, todos con su drop y sus historias, y llega el verano, y lo cambiamos todo por un calzado que nos lleva el talón a la altura del suelo, y que encima tenemos que trabajar la musculatura extensora de los dedos, para que no se arrastre la chancla.

Esto en pocos días nos va a provocar dolores en los pies, en la planta de los pies, en los metas, pero especialmente en los tendones de Aquiles, de forma lateral, o en muchos casos bilateral.

Empieza de forma lenta, quizá el primer día de usar este calzado, pero es sólo una molestia, lo malo es que según va avanzando el verano, y aumenta el uso de la chancla, este dolor se agudiza cada vez más.

Notamos sobretodo el dolor al dar los primeros pasos, o bien de sentado a de pie, o bien de tumbado a caminar, y parece que andamos como auténticos patos.

Normalmente esto se soluciona con la vuelta al calzado normal, si no es así, tendrás que recibir algún tipo de tratamiento, para quitar la inflamación, bien con medicamentos, o con fisioterapia, si quieres en casa, comienza aplicando hielo, o haciendo unos baños de contraste.

Y después, a darle duro a la zapatilla,para correr sin parar.

beach vacation sand desert
Photo by Pixabay on Pexels.com
Anuncios

APROVECHAR EL VERANO PARA ESCUCHAR TU CUERPO

Buenos días.

Comparto con tod@s este post que he subido a la web de adidas

“El verano tiene un punto negativo para los runners, que es el calor, y que nos obliga a entrenar en las horas que menos calor hace, o huyendo de los intensos rayos del sol.

 

Pero tiene otro aspecto muy positivo, que es, que en condiciones normales tenemos un poco mas de tiempo, bien por que estamos de vacaciones, por que los días son más largo, o por que en verano debemos tomarnos todo con más calma.

 

Si la dinámica normal durante el invierno es calzarnos las zapatillas a toda velocidad, salir, correr y volver rápido a la ducha, por que tenemos obligaciones, trabajos y demás, o por que hace frío…, en verano debemos aprovechar el pre y el post entrenamiento.

 

Dedícate tiempo, disfruta de cada momento, disfruta de elegir la ropa adecuada, la más bonita, la que mejor te siente, disfruta de ponerte las zapatillas, de cómo te sientan, visualiza el recorrido que vas a hacer, siéntete con energía y con ganas, cierra los ojos antes de empezar a correr, y haz un recorrido por todo tu cuerpo, desde los dedos de los pies, a los tobillos, pasando por la planta del pie, sube después a las rodillas, fíjate en su paso por los gemelos, sigue subiendo, cuadriceps, isquios, caderas, glúteos, piramidal, y así por todo el cuerpo, columna vertebral, etc.

 

Dedica el tiempo que quieras a esta práctica, y fíjate en esas pequeñas zonas con molestias, con dolores, observa cómo es ese dolor, y que te indica.

 

Una vez hecho esto, empieza a correr, disfrutando del espacio por el que estás corriendo, abre los ojos más que nunca, y los oídos, intentando escuchar lo que antes no escuchas, el viento en los árboles, otras zancadas de otros corredores, o simplemente el silencio.

 

Una vez terminado el entrenamiento, vuelve a sentir tu cuerpo, lo que ha cambiado respecto a la salida, y tú emocionalmente como has cambiado, disfruta de ese momento mientras incluyes una dinámica de estiramiento, sintiendo tu musculatura, como gana elasticidad, si sufrir, sólo alargando lo que te pide.

 

El verano es para disfrutar, y para disfrutar corriendo.”

 

IMG-20170423-WA0004

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑