Y sobretodo, por qué duelen en verano especialmente.

La explicación es el calzado.

Pasamos todo el año con diferentes calzados cerrados, con zapatillas de correr, zapatos, tacones, todos con su drop y sus historias, y llega el verano, y lo cambiamos todo por un calzado que nos lleva el talón a la altura del suelo, y que encima tenemos que trabajar la musculatura extensora de los dedos, para que no se arrastre la chancla.

Esto en pocos días nos va a provocar dolores en los pies, en la planta de los pies, en los metas, pero especialmente en los tendones de Aquiles, de forma lateral, o en muchos casos bilateral.

Empieza de forma lenta, quizá el primer día de usar este calzado, pero es sólo una molestia, lo malo es que según va avanzando el verano, y aumenta el uso de la chancla, este dolor se agudiza cada vez más.

Notamos sobretodo el dolor al dar los primeros pasos, o bien de sentado a de pie, o bien de tumbado a caminar, y parece que andamos como auténticos patos.

Normalmente esto se soluciona con la vuelta al calzado normal, si no es así, tendrás que recibir algún tipo de tratamiento, para quitar la inflamación, bien con medicamentos, o con fisioterapia, si quieres en casa, comienza aplicando hielo, o haciendo unos baños de contraste.

Y después, a darle duro a la zapatilla,para correr sin parar.

beach vacation sand desert
Photo by Pixabay on Pexels.com
Anuncios