Buscar

Luis Pablo García Coronado

la vida deportiva de un tipo "normal"

Etiqueta

constancia

Os presento mi Armadura

wpid-img-20150513-wa0000.jpg

Os voy a explicar la Armadura que luciré en algunas pruebas esta temporada.

Cada parte de este traje tiene su historia y su emoción, que me acompañará y me dará fuerzas en las carreras.

Empiezo por

LA GABINOTECA: representa a mis amigos, a los amigos del cole, y a todos los que me acompañan y me ayudan, estos amigos que representan el significado auténtico de la amistad, y que son como se dice como las estrellas, que aunque no las veas sabes que están ahí. Y aunque llevemos tiempo desconectados, cada vez que nos vemos es como si no hubiese pasado el tiempo. Especial mención, a los dueños de La Gabinoteca, sabéis que os quiero, y al resto, que ya sabéis todos quienes sois.

THE SPORTOOL: Significa ,lo que soy, constancia, sin abandonar la lucha, pase lo que pase sigo adelante, me caigo y me levanto, me vuelvo a caer y me vuelvo a levantar, buscando mi sitio en este Mundo, y aportando todo lo que pueda.

BOUTIQUE GYM: Ilusión por algo que había abandonado, y que me está reportando nuevas satisfacciones, que hace unos meses no me podía ni imaginar. Gracias Martín.

ARSUS: Significa nuevas amistades, las amistades que el deporte me está dando a oportunidad de hacer, gente cojonuda, y gente admirable.

DRINK6: me ilusiona que mi excentricidades y mi forma de vida, pueda atraer a marcas, en las que ven en mi estilo de vida, algo que pueda proyectar la imagen de su marca, seguro que en el futuro aparecen más 😉

Esta es la Armadura, y debajo de esta Armadura, estoy yo, y yo me represento a mi y a mi familia más cercana, la motivación que hacen que tanto sacrificio, esfuerzo y lucha merezca la pena, por que esto no acaba más que empezar, y por que gracias a mi familia conseguiré las metas en las que estoy trabajando. LO SÉ!

Próximo reto, el día de mi cumpleaños, 31 de mayo, por algo será 😉

Vaaaaamooooossssss

Anuncios

Con la motivación al 150%

A pesar de que el objetivo está lejos, qué digo lejos, está muy muy lejos…, la motivación no sólo sigue intacta, si no que está por encima del 100%.

Es difícil cumplir entrenamientos, es muy difícil sumar kilómetros, tanto a pie como en bici, sabiendo que todo se hace para una fecha para la que quedan aún 6 meses, medio año, pero hay que mentalizarse de que cada entrenamiento, cada kilómetro que corres, y cada brazada que das, y cada pedalead que das, suma, suma, suma, y el resultado se verá dentro de 6 meses.

Podría ser fácil caer en la tentación de “bueno, si hoy no lo hago, total, no lo notaré dentro de 6 meses….”, de eso nada, claro que se va a notar, y además son esos entrenamientos que tanto te cuestan, los que valen doble, y los que harán el día de la competición, que merezca la pena todo el esfuerzo y todo el sacrificio que le echamos a esta historia.

Si, sacrificio, y mucho. No es fácil conciliar una vida laboral, intensa, una vida familiar, y una carga de entrenamientos para preparar un Ironman en condiciones, no para ser finisher, si no para dar lo mejor de ti ese día. Y esta mezcla es muy complicada de cuadrarla en el día a día, donde no sabes cómo alargar más el día, para poder cumplir con todas las obligaciones que debes.

Pero esto es lo que hemos elegido, por que esto es lo que nos gusta, nadie nos obliga, y nosotros somos nuestra mejor motivación.

Así que no hay más…., a seguir luchando, y a entrenar mucho, que nunca es suficiente.

Vaaaaaamoooooossss

Disfrutando de los entrenamientos, y mucho….

Qué diferencia este año al año pasado…. Como ya os he comentado, el año pasado de competir cada fin de semana, a penas pude disfrutar de los entrenamientos, eran más recuperadores o precompetición, que entrenamientos de calidad, ya que el único entrenamiento de calidad que realizaba en la semana era la competición y poco más.

Este domingo, por ejemplo, tuve la posibilidad de salir a montar con una grieta muy maja, con la que subimos a Morcuera, esto el año pasado no lo hice ningún día, y el día que hice mi primera salida en condiciones en bici fue por el mes de mayo.

El año pasado, este fin de semana, hice la Media Universitaria, completando la carrera de 7 km en primera posición, la verdad es que mola y motiva, pero es un engaño, por que no entrenas, me quedo con la subida a Morcuera de este domingo, antes que con hacer un buen 7.000 😉

Así que disfrutando, y mucho, de los entrenamientos, notando cosas raras, cambios en mi cuerpo, mejoría, y dolores, mi cuerpo se está haciendo a esta nueva temporada, queda mucho por delante, 6 meses y medio para km 0, #roadtokm0

Vaaaaamooooooosssss

Crónica de la Maratón de Valencia

No es que me haya vuelto loco, que lo estoy, y os vaya a hacer una crónica adelantada de la Maratón de Valencia de este domingo, si no que voy a hacer la crónica que nunca hice de mi primera maratón en Valencia hace dos años, ya que por esas fechas no tenía blog.

Hace dos años, en enero me operé la rodilla, cruzado anterior, los dos meniscos y osteocondritis, como ya os he contado en alguna ocasión, nunca olvidaré las palabras del Dr que me operó, buen amigo, por cierto “nunca volverás a correr”.

En ese momento esas palabras no me dolieron, llevaba años sin apenas hacer deporte, unos 8 años, limitado a pachangas de fútbol algún fin de semana, arrastrándome con una rodillera para no machacarme mucho más la rodilla, y alguna clase de spinning.

El tema es que nada más salir del quirófano, noté algo especial en  la rodilla, “no me dolía”, tantos años con dolor hace que convivas con ello, y que no lo notes, hasta que lo dejas de notar.

Contra todo pronóstico empecé a trotar a ritmo de 6 min/km a los dos meses y medio, y a finales de abril hice después de 10 años un duatlón, el BICO.

A partir de este momento sabía que había empezado algo, no sabía el qué, pero era el comienzo de algo.

Fui haciendo alguna carrerista y algún duatlón o triatlón, y después del verano vi que en noviembre era la maratón de Valencia. No lo dudé y me apunté.

Llegue a Valencia sin preparación específica de Maratón, con una operación chunga de rodilla hacia pocos meses y con una tirada larga única de casi 2 horas. Nunca había corrido tanto, y de esta forma afrontaba la maratón de Valencia.

Empecé a correr feliz, con el globo de las 4 horas 30 minutos. Poco a poco fui pasando globos, 4:15, 4:00, 3:45,…, no sabía lo que estaba haciendo, pero sabía que era divertido, estaba disfrutando.

Sin darme apenas darme cuenta pasé la media maratón en 1:21, sabía que lo peor estaba por llegar, y pronto deje´´dé´pasar globos, no sé si el último fue el de las 3:30, o el de las 3:15…, sabía que lo único que pensaba es dónde estará el globo de las 3:00?!?!

No usaba GPS ni nada, llevaba un casio con el que más o menos cogí la hora de salida, pero estaba algo perdido con el tiempo que llevaba.

En el km 37 empecé a sufrir mucho, pero estaba cerca de la gloria, iba a completar una maratón 8 meses después de que me dijeran que no podría correr. Me podía´´más el deseo de llegar que el de abandonar, pero las piernas me dolían mucho.

Cuando llegué a los últimos 195 metros empecé a llorar, nunca me ha emocionado más una carrera que esta, lo estaba haciendo, había llegado, en 2 horas 50 minutos, había completado mi primera maratón, y había sido increíble.

Nunca, hasta la fecha, ninguna carrera ha provocado la emoción que me produjo cruzar la meta de la Maratón de Valencia, nunca he llorado al cruzar una línea de meta, en Valencia, lo hice.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑