Buscar

Luis Pablo García Coronado

la vida deportiva de un tipo "normal"

Etiqueta

meditación

Por qué practicar la meditación?

 

grayscale photography of man sitting on grass field
Photo by Flickr on Pexels.com

Yo llegué a la meditación de casualidad.

Hace algo más de 8 años, pasando una situación complicada o delicada den la vida, di a parar a una meditación dirigida de Ramiro Calle.

No puedo explicar lo que sentí en ese momento, pero si os digo, que algo me pasó en la cabeza que me llamó bastante la atención.

Por su puesto, como todos pensáis, en esta primera meditación, y eso que era dirigida, no conseguí desconectar, y cualquier parecido con la meditación, es anecdótico.

Pero como me llamó bastante la atención, a partir de ese momento, empecé a leer y buscar cosas sobre la meditación.

Intentaba meditar, pero me era realmente complicado, eso de intentar dejar la mente en blanco, y no pensar en nada, o fijarme en la respiración, era algo que no conseguía, y que incluso en ocasiones me estresaba.

La meditación ha de ser algo natural, no una obligación, algo que hagas por que quieres, por que realmente te encuentras identificado con ella, no por que sea una moda.

Lo que me llevó a entrar en la meditación, fue la filosofía que hay sobre el universo, la inmensidad que es todo lo que hay ahí fuera, y lo insignificantes que somos, y cómo somos capaces de creernos que somos lo más importante.

El poder relativizar sobre la vida, y lo que hay alrededor, si realmente esta vida que vivimos, o todo lo que tenemos alrededor es real o imaginado, fue lo que me ayudó a alcanzar el estado de meditación.

Por que meditar, no es meditar, meditar te lleva a la práctica de la meditación, y esta hace que alcances el estado meditativo.

Este estado, es un estado de armonía con todo lo que tienes alrededor, entiendes que todo lo que pasa tiene un sentido y un por qué, y que nada es agresivo contra ti, simplemente pasa, por que tenemos que aprender, y no debemos entrar ni en lucha ni en conflicto con los acontecimientos, simplemente interpretarlos y vivirlos.

Cada uno debe usar sus herramientas para introducirse en la meditación, a mi, por mi educación, me sirve el Padre Nuestro, es mi mantra, son mis palabras mágicas que me conectan con el universo, y que me hacen entrar en meditación.

Medito a diario, un par de veces al día, y entre 5 minutos y 15 minutos, si tengo más tiempo lo hago más tiempo, igual que si algún día no puedo, no lo hago, a lo mejor paso hasta alguna semana en la que no medito, pero en seguida vuelvo a ella.

No me estresa, meditar me gusta, y me hace sentirme bien, meditar es algo nuestro, innato, como el respirar y el comer, pero que lo hemos abandonado, y que deberíamos recuperarlo, por nosotros, y por las generaciones que vendrán.

No sabemos el futuro que nos depara, pero está claro, que la única forma de convertirnos en superhombres, y desarrollar todas nuestras capacidades, es dando pasos atrás, y volver a nuestros orígenes, volver a la meditación.

Anuncios

Crónica de UltraKing, Ultraman Non Stop

Iba a dejar pasar unos días para escribir la crónica de esta carrera, de asentar las emociones, y la experiencia vivida, pero las ganas de contaros todo lo que ha pasado me pueden, y tengo que empezar.

Esta carrera empieza 3 semanas antes, cuando dando una vuelta en bici me estampo de frente con un ciclista que va demasiado fuerte en una curva, se sale, derrapa, y viene a chocarse justo conmigo. Iba también con Ignacio Redruello, por suerte no pasó nada grave, sólo el golpe en el hombro y codo izquierdo, de chocarme con él, y un fuerte golpe en el sacro, cuando salí disparado y caí de culo.

A partir de ahí, mi programación para las 3 últimas semanas antes de Ultraking, que iba a ser básicamente mi preparación, se va a pique.

3 semanas sin poder hacer nada.., mucho dolor en el sacro, y dificultad para mover el hombro y el codo.

Estaba inscrito al Challengue de Madrid, para hacer un test, llevé la bici el sábado, con la idea de tomar la salida el domingo por la mañana, pero los dolores que tenía aún esa noche, me confirmaron que era absurdo tomar esa salida…, así que nada.., eso si, animar a mi hermana como un loco.

El fin de semana siguiente, el de antes de Ultraking, salgo a probar la ORBEA, a ver cómo se encuentra mi sacro. Me encuentro bien, lo noto, pero no es dolor, y puedo hacer con Silvestre 201 kilómetros, sufriendo bastante por que noto mucha flojera en las piernas.

El día siguiente, con mucha fatiga, salgo a dar dos vueltas a la tapia de la Casa de Campo, y por que Ignacio Redruello vino a dar la segunda conmigo, si no se habría quedado en una.

Esta era la situación a una semana de carrera, en la que las circunstancias del verano me hacían llegar más descansado que entrenado.

Los mensajes de mis supporters Sali y Charly esa semana eran de… “que si no estás bien, no vamos eh Luis….”

Pero yo quería ir…, con un gran temor…, la natación….

Mucho tiempo, sabía que iba a ser unas 3 horas, a lo mejor pasaba frío, de estar tanto tiempo en el agua, aquello iba a ser una inmensidad…. la natación en seco (meditación, visualización, aprendizaje por imitación) me ha funcionado para distancia Ironman…., pero para 10 kilómetros..??? tenía pánico….

Pero bueno, llegó el día, 5 de octubre, y con más miedo que vergüenza, o por lo menos a partes iguales, allí nos presentamos Sali, Charly y yo a afrontar esta movida…., 10 km nadando…, nunca nadé tanto…, no he nadado 10.000 metros en todo el año sumando los 3.800 de Lanzarote…, 420 km en bici…, no llego a los 1.500 en todo el año…, y 84.4 corriendo…, esto si lo he hecho, pero sabía que no me iba a aportar mucho….

Dan la salida, y no hay más que hablar…, 10 vueltas de 1.000 metros….

Doy la primera vuelta, y las sensaciones son buenas, a mi ritmo, a mi rollo, a mi movida…, cada vez que termina una vuelta, están Charly y Sali en la orilla para ofrecerme algo de bebida y comida…, veo trozos de melón…, le digo a Charly que no me gusta el melón, por que me veo día y medio diciendo que no quiero melón… así que bebo un poco y a seguir.

Pasan las vueltas y me encuentro bien.

Cuando termino la tercera vuelta, sé que ya he hecho la distancia Ironman, llego a la orilla, y Sali me dice “el del marido que llega a casa borracho a las 7:00 de la mañana y la mujer le dice…. peerooo Paco…  de dónde vieenneeee… y el marido contesta…. te lo he dicho mil veces… de FRANCISCO….” en este momento, no sé si estoy en carrera, o han empezado ya las alucinaciones…. jajajaja

Sigo, y en la vuelta 5ª, me pasa algo maravilloso…, empiezo a conectar con mi futura hija…, el agua…, el medio…, la temperatura…., empiezo a sentirla y me enchufo muchísimo…., es mi primer contacto total con ella, y noto como me guía y me acompaña durante los 5.000 metros que quedan…., me parece maravilloso, y una de las mejores experiencias que voy a poder vivir en la vida.

Salgo del agua, abrazo a Sali…, el primer miedo solucionado…. como algo, y cojo la bici…, empiezan 420 kilómetros por delante.

Las primeras 2/3 horas necesito beber mucho, hace calor, y me he deshidratado bastante en el agua… la estrategia está clara, estar siempre hidratado, y mucha cadencia a la orbea…, que en ningún momento suframos gratuitamente.

El terreno es una tortura, un no parar de subir y bajar constantemente, que aunque no quiera va desgastando constantemente.

Antes de que anochezca paro dos veces para hablar con mis peques Álvaro y Mara y con Zuri…, me dan la fuerza que necesito.

Al igual que me conecté con mi futuro bebé en el agua, siempre he visto en la naturaleza a Álvaro y en los animales a Mara, por lo que me siento constantemente acompañado por ellos, pienso en ellos constantemente, pero es que sé que están conmigo…, no necesito más.

Empieza la noche, y empieza lo duro, para mi y mi equipo… horas y horas y horas detrás de mi, pendientes de mi, ayudándome, cuidándome…, que barbaridad, qué emoción, si en algún momento me surgen dudas, se me quitan, por que sé que por ellos, lo tengo que hacer también. Han llegado sus chicas también Laura, y Nuria…, y hay una larga noche por delante.

A las 2:00 de la mañana tengo una crisis importante…, estoy muy cansado, y tengo la tripa destrozada, ganas de vomitar de tanto líquido que he tomado…, he de decir, que el total de líquidos ingeridos ha sido unos 35 litros entre agua, 226 y Coca Cola…, una locura, y ya a esas horas, estaba notando la tripa regular.

Salgo a hacer casi unas dos horas para ver si se asienta el estómago, bebo sólo agua, y la cosa mejora mucho en la siguiente parada… Sali cuenta otro chiste… me lo ahorro….

La siguiente parada es la peor… 6:20 de la mañana, no sé cuántos kilómetros llevo, algo más de 300 creo, y muchas horas pedaleando por terrenos complicados…, como algo y me vence el sueño, me duermo 15´, me despiertan, pido 5´ más, me despiertan, y los ánimos están por los suelos, mi equipo, Sali, Charly, Laura y Nuria están agotados, me dicen que ya he hecho suficiente, que no tengo que demostrar nada……, me pongo las zapatillas y digo…”a la bici”…, es la mejor decisión que puedo tomar en ese momento…, pero no os imagináis lo que es eso… sueño, cansancio, frío, de noche… y a la bici a seguir pedaleando por unas 5 horas más…

Amanece…, y se lo dije a Sali y Charly,.., si llegamos al amanecer, lo conseguimos…

Ellos han ido viendo cómo se transforma un cuerpo y una cabeza en tantas horas de esfuerzo y agotamiento, han estado viendo mi culo durante casi 20 horas…, han sufrido conmigo…, ha sido increíble…. y llega el momento de dejar la bici.

T2, y a empezar a correr, antes me puedo duchar y tomar algo… para los que tengáis curiosidad de cuantos geles y barritas me tomé.., fue un total de “0”… la alimentación durante las 35 horas fue un bocata de lomo con queso, un par de bocatas de salchichón con queso, algo de pasta con atún y pasta con tortilla de patata…

La doble maratón se presenta dura no…, mucho más para allá… durísima.

Hace mucho, mucho calor, son las 13:00, y empiezo caminando un poco, llevo 24 horas ya de carrera, y necesito que se acostumbren un poco las piernas. Empiezo corriendo 4 kilómetros y caminando 1, pero esto dura poco, sólo lo puedo hacer un par de veces, el calor es muy intenso, y nada más empezar a correr se me seca la boca, y lo paso mal.

En el 24 paro a tomar un poco de pasta con atún…, y a partir de ahí…,el sufrimiento extremo…, pensando constantemente en la distancia que me quedaba…, no os voy a entretener con agonías y sufrimiento…, sólo decir, que si no es por Sali, Cahrly, Laura y Nuria, ni de coña lo hubiera hecho…, me mimaron hasta que a falta de 8 kilómetros les dije que se fueran a la meta, al Castillo, que necesitaba estar sólo, que me dejaran el teléfono por si me pasaba algo (era una posibilidad, 33 horas sin parar, y con sensaciones desconocidas hasta ahora) y que ellos fueran a descansar, a tomar algo y esperarme en el Castillo.

Llamo a Zuri, y casualidad está llegando, tira el coche por ahí, y me acompaña los últimos 5 kilómetros andando. Los últimos 8 los tuve que hacer andando, lo de antes fue un correr andar cuando se podía y como se podía.

El momento más chungo, es cuando a falta de 2 kilómetros empiezo a tener alucinaciones, convencido de que un cristal me ha atravesado la zapatilla y se me ha clavado en el pie… me miro la suela, no hay nada…, digo entonces que el cristal ya está dentro, Zuri me dice, que cómo va a estar dentro si no se ve nada en la zapatilla, pero insisto en que se me ha clavado un cristal, me quito la zapatilla, y busco y rebusco por el calcetín el cristal…, cuando tomo consciencia de nuevo y veo que no hay cristal, me pongo la zapatilla y afronto los dos últimos kilómetros de una subida terrorífica al Castillo.

Al final llego…, ha sido acojonante… empezamos esto hace 35 horas pensando que ni la natación iba a hacer, sin entrenamiento, sin un plan establecido, sólo con una cosa…, trabajo de cabeza constante, y el mejor de los equipos…, un fin de semana que no podré olvidar nunca, no por lo que hice yo, si no por lo que mucha gente hizo por mi mientras yo estaba en carrera, pendientes, preguntando, ayudando, apoyando…. uffff, me emociono sólo de pensarlo….. si yo lo he hecho, cualquiera puede hacerlo…, aunque se pueden hacer cosas más sencillas, jejejeeje.

A la pregunta y en qué piensas tanto tiempo, durante tantas horas…. sólo en dos cosas, en mi mantra de meditación, y en mi símbolo de meditación, y en la conexión con Álvaro, Mara, y Noa? y mis seres queridos, que todos han tenido un hueco en esta experiencia.

Próximo objetivo, Nepal, disfrutar de otra gran experiencia, y para el 2019 volver a entrenar, para ser rápido…

Gracias a todos, conquisté la corona de Ultraking, primer Ultraman NonStop, a partir de ahora lo harán muchos, pero yo fui de los primeros.

OS QUIERO!!!

Deepak Chopra

sunset love lake resort
Photo by jim jackson on Pexels.com

Estos fueron casi mis comienzos en la meditación.

Hubo, hace años que tuve una época algo revuelta, entonces una persona me habló de Deepak Chopra y sus retos de meditación de 21 días.

En aquel momento me pareció algo absurdo, y que no me iba a ayudar en nada, me pareció hasta bastante friki.

En los comienzos, estos audios de unos 20´ lo que hacían era ayudarme a dormir, me quedaba dormido, cada vez que intentando relajarme, me los ponía, y pasaba de la meditación al sueño profundo.

Poco a poco, fui entendiendo su significado, y fui consiguiendo no caer en el sueño, y hacer estas meditaciones.

Estas meditaciones dirigidas durante 21 días me ayudaron mucho, durante los primeros minutos Deepak habla sobre su visión de la vida, e intenta trabajar sobre nuestra consciencia, y el sentido de nuestras vidas, y posteriormente te acompaña en una meditación.

Una vez terminados estos 21 días, la primera vez que lo hice, vi el sentido a la meditación.

He de reconocer que durante épocas, he dejado de meditar a diario, pero siempre he vuelto, por que he notado la “llamada” de nuevo, ya que me aporta grandes beneficios en todas las facetas de mi vida, y sobretodo me ha ayudado mucho en momentos difíciles.

Para los que me preguntáis a menudo cómo empezar a meditar, ha empezado ahora un reto de 21 días que os animo a que empecéis, y aunque ahora Deepak Chopra, me sigue gustando, y creo que abre las puertas a mucha gente, lo veo como algo excesivamente comercial, pero me sigue gustando, si.

Espero que disfrutéis con estas meditaciones, como yo empecé a hacerlo hace años.

#Namasté 😉

Meditación y deporte

Muchas me habéis preguntado por cómo podéis empezar a meditar, o qué libro podéis leer que os ayude.

Yo hace tiempo, antes de que empezara a meditar, topé con un libro que me llamó mucho la atención, se llama el juego interior del tenis.

Este libro habla del juego exterior, que es contra un rival, y del juego interior que es contra tu mente.

Posteriormente me leí la biografía de Nadal, y pude entender como todos los tics nerviosos y manías que tiene, se asociaban con lo que indicaba el libro el juego interior del tenis.

Rafa Nadal, cada vez que termina un juego, o un set, tiene todas esas manías, que el único fin que tienen es centrar la atención en esas manías, para no pensar en nada más.

El libro se centra mucho, en que cuando fallas o ganas un punto, no debes volver a pensar en ese punto, si no que tienes que pensar en el siguiente, y basarte en el momento en el que estás, no pensar si el siguiente punto va a ser bueno o malo, si no en centrarte en hacer las cosas basadas en tantas y tantas horas de entrenamiento.

Es como la vida misma, siempre pensando en el pasado y en el futuro, y nunca en el momento presente…, con las horas que hemos dedicado en nuestra vida a entrenarnos, y a aprender, seguimos sin confiar en nosotros mismos, siempre condicionados con recuerdos del pasado, o condicionantes, y siempre pensando en un futuro catastrofista, pocas veces optimista.

Este gran libro, puede ser el comienzo para la meditación para mucha gente, y encima lo encontrarán atractivo aquellos que hacen deporte, ya que el hilo conductor es la meditación en el deporte.

Si quieres empezar a meditar, dedícate unos minutos al día, empieza hoy, no lo dejes para mañana…, realmente no necesitas leer nada, la meditación es inherente al ser humano, lo que pasa es que hemos dejado de practicarla, con poco que hagas, volverá a ti.

ball court design game
Photo by Pixabay on Pexels.com

Meditación

shallow focus of clear hourglass
Photo by Jordan Benton on Pexels.com

O la práctica de parar el tiempo.

En ocasiones me preguntan cómo iniciarse en la meditación.

La repuesta que normalmente doy, es que ya meditas, lo que pasa es que tienes que fijar tu atención en el acto.

Es muy difícil que pasemos un día sin meditar, lo que pasa es que lo asociamos a alguna actividad, como caminar, correr, hacer deporte, o a cualquier actividad de ocio, como coser, o ir a teatro, o lo que sea.

En estas situaciones, conseguimos quitarnos el ruido que tenemos en la cabeza y fijar nuestra atención en la actividad que estamos realizando, por lo que entramos durante un rato, y/o a ratos en estado meditativo.

Favorecemos más una meditación completa, cuando encima no la asociamos a una actividad, si no que nos regalamos ese tiempo a nosotros mismos, es decir, buscar un espacio, para parar el tiempo, durante unos minutos, lo que consideremos, para principiantes, 5 o 10 minutos, y a partir de ahí, ir avanzando.., lo que necesites, o te pida el cuerpo.

Lo primero que te darás cuenta cuando meditas, es que no eres tan imprescindible, ya que inexplicablemente, jejeje, el tiempo sigue pasando, y la vida de cada persona sigue, con independencia total a la tuya.

Según vayas integrando esta actividad en tu vida normal, colaborarás a recuperarte la plasticidad cerebral que perdiste hace años…, y no, no desaparecen los problemas, los problemas siguen allí, pero esta plasticidad, te ayudará a resolver más fácilmente discusiones, crisis, dolores, a programar mejor tu día, tu reunión, o tu actividad, y los problemas que tenías antes, saber relativizarlos, buscar la mejor solución, o darle la importancia que realmente tiene.

En una sociedad que tiende a la autodestrucción, la meditación nos ayudará a encontrar nuestro sentido de la vida, saber por qué estamos aquí, y para qué, y finalmente conseguir en un estado de bienestar interior, que cambiará las reglas del mundo exterior.

#namasté

Parar el tiempo

shallow focus of clear hourglass
Photo by Jordan Benton on Pexels.com

Qué poco tiempo nos dedicamos a nosotros mismos, per no me refiero además a hacer lo que nos gusta, como deporte, cine, lectura, cuidados personales, si no realmente a estar un rato sólo, tu, contigo mismo, sin hacer nada, simplemente dedicando tiempo a pensar, a escribir lo que se te pasa la cabeza, a planear y planificar tu vida, con pequeños retos, con pequeñas metas, programando pasos para llegar a ese objetivo, visualizando bien que es lo que quieres hacer, a qué quieres dedicar tiempo, dónde quieres llegar, y cuáles son los pasos para conseguirlo.

Vivimos a un ritmo, que sin darnos cuenta, los minutos caen, las horas pasan, los días se van, y cuando te quieres dar cuenta, has dedicado mucho tiempo, quizá demasiado a hacer aquello que no te gusta, dejando lo que te gusta, y pensando en cambiar tu vida a partir de mañana, pero ese mañana nunca llega.

Desde hace tiempo, todos los días paro el tiempo de mi vida, y dedico unos minutos por la mañana y por la tarde a mis meditaciones, que hacen que realmente se pare el tiempo, y una vez finalizada esta meditación, pienso dónde estoy, como solucionar lo que no me gusta, y cómo poder llegar a lo que me gusta.

Llevo muchos años meditando, al principio me costó mucho, pero ahora, cuando no lo hago, lo noto tanto mentalmente como físicamente, si por algún motivo no medito durante unos días, veo que mi ritmo de vida se acelera, y esa es la señal que me marca que debo parar el tiempo de nuevo.

Empieza hoy, no lo dejes para otro momento, pensarás que si paras unos minutos, pierdes el tiempo, pero te darás cuenta, que es justo lo contrario, todos somos prescindibles, y sobretodo durante unos minutos.

#namasté

Nueva Fase Natación en Seco

 

man doing boxing
Photo by Pixabay on Pexels.com

Pues si, ha sido el boxeo…

Este año he seguido con mis no entrenamientos de natación, por que me sigue resultando complicado incluir la natación dentro de mi rutina semanal.

Quizá me equivoque, pero ya sabéis que tampoco defiendo tantas sesiones de natación para preparar la media o larga distancia en el triatlón, y ojo que estoy hablando del deporte popular, no del pro.

Por el contrario, desde finales del año pasado, he incluido una nueva actividad, el boxeo, con la cual estoy encantado, dos veces a la semana, es un ejercicio intenso, en el que se trabaja la fuerza, el corazón, las piernas, los brazos, y el abdomen.

Ha hecho, que me note con más fuerza en los brazos que en años anteriores, y estoy seguro que los directos y los crochet, me van a servir a la hora de mover los brazos en el agua.

Por el resto, las fases de la natación en seco las he cumplido, he visto vídeos, he meditado, visualizándome en el agua, me queda trabajar un poco el gesto técnico fuera del agua, que será hacer una especie de transferencia de los gestos técnicos del boxeo a la natación…, recordar que el boxeo también es un ejercicio de gran complejidad técnica, y que los movimientos de los brazos van acompañados de los movimientos de las caderas, por lo que tiene relación con la natación, y por último, me queda sintonizarme con el medio acuático.

Sé que no llueve a gusto de todos, y que esto no gustará a muchos, pero es mi método, mi forma de entrenar y trabajar.

Muchas gracias a todos por leerme.

Vaaaamooooossss

Viaje en Globo

 

red and blue hot air balloon floating on air on body of water during night time
Photo by Bess Hamiti on Pexels.com

“Si miro hacia tras en el cuadro de mi vida, puedo ver desde la perspectiva del momento actual  que todos y cada uno de los aspectos de ella han sido necesarios y perfectos. Cada paso conducía a un lugar más elevado , aún cuando estos pasos parecieron a menudo obstáculos o experiencias penosas. Todo en el universo tiene un propósito, incluidos los llamados accidentes. Debemos ponernos al unísono con el orden del Universo ” Wayne Dyer.

Otro camino que hay, es no mirar hacia detrás, si no montarnos de vez en cuando en un globo, en el buen sentido de la palabra, claro, por que la perspectiva no tiene que ser mirar hacia detrás, si no también mirar de arriba hacia abajo.

Cómo podemos conseguir esto? Utilizando por unos momentos el comodín del botón “STOP”.

Con esto conseguimos, no parar, pero si por lo menos frenar el ritmo de nuestra vida, mediante meditación, descanso, paz, amor…, llega un momento, en el que podemos parar el tiempo, y subirnos en un globo, ver el momento en el que estamos, valorar QUÉ nos está pasando y POR QUÉ? Nosotros tenemos todas las respuestas en nosotros mismos, otra cosa es que queramos verlas, o queramos en lugar de mirar desde el globo, volver a saltar a tocar con los pies en la Tierra, por que aunque por muy duro que parezca, muchas veces elegimos la continuidad, el NO cambio, el más vale lo malo conocido…, que el atreverse y querer ver qué es lo que está pasando, para saber reaccionar, y poder conectar con la vida, y con el orden, y no seguir enfrentándonos a él.

Hay otras perspectivas, no siempre tenemos que mirar hacia atrás en el tiempo, para arrepentirnos, o sentirnos orgullosos de lo que hemos hecho…, estamos a tiempo de cambiar sobre la marcha, y no tener que mirar por el espejo retrovisor, es pasar del conocimiento por el sufrimiento, a resilencia inmediata.

SIMULAR ESTADOS

pexels-photo-12838.jpeg

Cuando la suma de entrenamientos no es exactamente lo que buscamos, hay que buscarse en uno mismo las excusas, o las maniobras mentales que te lleven a tener unas buenas sensaciones.

Me refiero a que el entrenamiento, entre otras cosas, lo que busca es eso, un estado mental, en el que la parte física gane a la parte mental.

Sabes que has entrenado, te has ido encontrando cada vez mejor, te ves físicamente bien, con ganas…, y eso te genera unas emociones, seguridad, motivación, alegría, convicción, y un largo etcétera de sensaciones, fruto de encontrarte físicamente bien.

Y si revertimos el proceso? volvemos al mente sana en cuerpo sano, o mente preparada en cuerpo preparado como origen, pero si tomamos como punto de partida la mente y no la parte física?

Si a través de diferentes maniobras, visualizaciones, técnicas, meditación, juegos, o llámalo como quieras, consigues que tu mente esté por encima de tu cuerpo, y que todo lo que produce el estar físicamente TOP, tenga como origen la mente, que tu mente sepa que estás preparado, que estás bien, que estás fuerte, que puedes, que no hay ninguna ley de la naturaleza o del universo que te confirme que no puedes, si no todo lo contrario, eres capaz, puedes, y lo harás.

Por que estamos en un nuevo paradigma de la vida, y también en el deporte, quizá no todo sea entrenar físicamente, si no volver a los orígenes del ser humano y sus capacidades innatas, muchas de ellas, están escondidas detrás de tanto entrenamiento y están deseando ver la luz.

A pocos días de enfrentarme a un Ironman, y sabiendo que llego con los deberes no a medias si no un poco por debajo, sé que mi entrenamiento mental, ronda el 100% de mis necesidades, y oajalá que lo pueda demostrar en la maratón.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑