Qué gran día este domingo pasado en Riaza. No sé por donde empezar, pero yo creo que de todas las emociones la más grande fue ver entrar a mi hermana Belén,  atravesando la meta con sus 3 hijos como primera clasificada, qué barbaridad,  que campeona y cuanta guerra que te queda por dar hermanita.

Lo segundo más emocionante fue volver a ver a mis padres animandonos,   dándose la paliza y el madrugón por estar animando.  Y ver a Celia que vino desde Málaga para poder estar en Riaza, animando sin parar. No tengo palabras para agradeceros todo lo que hacéis.
Y amigos, cada grito de animo nos os imagináis la fuerza que me dan.

La salida fue a las 8.00 en Riofrío,  posiblemente la natación más bonita de todas las que he hecho, un sitio espectacular.
En cuanto te pones a nadar se pasan todos los nervios.
La natación fue muy tranquila, sin golpes, un par de vueltas y fuera. Fue la mejor natación de este año.  Salí un poco antes que Chema Martínez pero me paso en la transición,  bien entrenadas crack.

Empezó la bici. Rompe piernas total. Y desde el primer momento mal. En el primer falso llano de bajada note que al intentar meter fuerza en las piernas no me iban. Pensé que estaban aun frías y que tendría que calentar pero en el primer repecho vi que no tenían fuerza, me dolían al meter fuerza y no iba cómodo.
A partir de este momento, el sector bici fue un trabajo mental, no hice la bici con las piernas, la hice con la cabeza para saber sufrir, no desmoralizarme y luchar contra mi mismo para sacar lo mejor de mi. Me vino a la cabeza las lecciones de Pop, la persona con más clase que he conocido sobre una bici, que me dijo 4 días antes “mueve mucho las piernas en la bici…” y así hice, puse una cadencia alta que pudiera mantener y aun sabiendo que iba más lento de lo que podía ir, por lo menos movía el desarrollo y no sufría tanto.

Terminada la bici, quedaba la carrera a pie. No sabia lo que iba a pasar, sabia que llegaba tocado de la bici. Menos mal que los 8 geles de Me Power que ya me había tomado a esas alturas me ayudaron, por que si no estaría vacío vacío. Empece a correr y puse mi zancada automática,  esa en la que no voy lo rápido que podría ir, pero voy cómodo,  primera vuelta con pasos un poco más cortos y segunda ya con zancada más larga.

Y así aguante hasta que en la última vuelta me paso Chema, y baje un poco el ritmo.

El final espectacular,  6 de la general, en uno de mis peores días,  así que feliz no muy muy feliz.

Dos conclusiones.
1. Gracias Chema por este mes y medio en el que he podido compartir entrenamientos contigo. Me has demostrado que eres un sufridor nato, que das todo en cada entrenamiento y en cada carrera, me pasaste en la carrera a pie dándolo todo, son reservar nada.
Y si como atleta me has demostrado que eres un genio, como persona lo eres más. Me has tratado como si me conocieras de toda la vida, y me has enseñado mucho mucho en este tiempo. La semana pasada sali a entrenar con un grupo de esos pros que para hablar contigo tienes que presentar CV,  palmares y hasta pedigri,  pero a ti te da igual todo, tratas de tu a tu a todo el que quiere entrenar contigo y eso es mucho, y muchos de los que se creen algo deberían aprenderlo. GRACIAS.

Por mi parte pienso que sigo teniendo mucho margen de mejora, un mes y medio muy duro con mucho entrenamiento con dos half, casi 60 sesiones de entrenamiento en 1 mes y una situación que ni había podido soñar. 10, 5 y 6 en los 3 half que he hecho en un mes y medio.

No me queda más que seguir entrenando.

Ayer termine las vacaciones, hoy y mañana de pretemporada y el jueves a tope a por Full Ican Gandia.

Vaaaamoooooossss

Anuncios