Buscar

Luis Pablo García Coronado

la vida deportiva de un tipo "normal"

Etiqueta

visualización

Nueva Fase Natación en Seco

 

man doing boxing
Photo by Pixabay on Pexels.com

Pues si, ha sido el boxeo…

Este año he seguido con mis no entrenamientos de natación, por que me sigue resultando complicado incluir la natación dentro de mi rutina semanal.

Quizá me equivoque, pero ya sabéis que tampoco defiendo tantas sesiones de natación para preparar la media o larga distancia en el triatlón, y ojo que estoy hablando del deporte popular, no del pro.

Por el contrario, desde finales del año pasado, he incluido una nueva actividad, el boxeo, con la cual estoy encantado, dos veces a la semana, es un ejercicio intenso, en el que se trabaja la fuerza, el corazón, las piernas, los brazos, y el abdomen.

Ha hecho, que me note con más fuerza en los brazos que en años anteriores, y estoy seguro que los directos y los crochet, me van a servir a la hora de mover los brazos en el agua.

Por el resto, las fases de la natación en seco las he cumplido, he visto vídeos, he meditado, visualizándome en el agua, me queda trabajar un poco el gesto técnico fuera del agua, que será hacer una especie de transferencia de los gestos técnicos del boxeo a la natación…, recordar que el boxeo también es un ejercicio de gran complejidad técnica, y que los movimientos de los brazos van acompañados de los movimientos de las caderas, por lo que tiene relación con la natación, y por último, me queda sintonizarme con el medio acuático.

Sé que no llueve a gusto de todos, y que esto no gustará a muchos, pero es mi método, mi forma de entrenar y trabajar.

Muchas gracias a todos por leerme.

Vaaaamooooossss

SIMULAR ESTADOS

pexels-photo-12838.jpeg

Cuando la suma de entrenamientos no es exactamente lo que buscamos, hay que buscarse en uno mismo las excusas, o las maniobras mentales que te lleven a tener unas buenas sensaciones.

Me refiero a que el entrenamiento, entre otras cosas, lo que busca es eso, un estado mental, en el que la parte física gane a la parte mental.

Sabes que has entrenado, te has ido encontrando cada vez mejor, te ves físicamente bien, con ganas…, y eso te genera unas emociones, seguridad, motivación, alegría, convicción, y un largo etcétera de sensaciones, fruto de encontrarte físicamente bien.

Y si revertimos el proceso? volvemos al mente sana en cuerpo sano, o mente preparada en cuerpo preparado como origen, pero si tomamos como punto de partida la mente y no la parte física?

Si a través de diferentes maniobras, visualizaciones, técnicas, meditación, juegos, o llámalo como quieras, consigues que tu mente esté por encima de tu cuerpo, y que todo lo que produce el estar físicamente TOP, tenga como origen la mente, que tu mente sepa que estás preparado, que estás bien, que estás fuerte, que puedes, que no hay ninguna ley de la naturaleza o del universo que te confirme que no puedes, si no todo lo contrario, eres capaz, puedes, y lo harás.

Por que estamos en un nuevo paradigma de la vida, y también en el deporte, quizá no todo sea entrenar físicamente, si no volver a los orígenes del ser humano y sus capacidades innatas, muchas de ellas, están escondidas detrás de tanto entrenamiento y están deseando ver la luz.

A pocos días de enfrentarme a un Ironman, y sabiendo que llego con los deberes no a medias si no un poco por debajo, sé que mi entrenamiento mental, ronda el 100% de mis necesidades, y oajalá que lo pueda demostrar en la maratón.

Crónica maratón Valencia

No es un error… es más bien un deja vú, parece que ya he vivido esta situación, cuando en 2012 hice mi primera maratón en Valencia y 3 meses después hice la de Sevilla.

Y parece que 5 años después, como cíclica que es la vida, se repite la historia.

Después de Valencia, hace poco más de dos meses, en menos de 1 mes volveré a Sevilla, con muchas ganas de maratón de nuevo.

Pero no voy a hablar de Sevilla, por que creo que es el momento de hacer la crónica de la maratón de Valencia.

Como contaba ayer en el perfil de adidas runners Madrid, lo importante no fue conseguir el objetivo, la marca, lo importante fue el camino hasta llegar allí, un camino que no fue el plan de 5 semanas express, si no que fue un plan estratégico, medido y sin dejar espacio a la improvisación, y a la imaginación a nivel de consciencia.

El primero en estar convencido de que iba a ser posible lo que tenía pensado era yo, de hecho, cada vez que contaba la marca que quería hacer, la respuesta estándar que encontraba eran del tipo “sal a un ritmo más lento, y luego ya se verá…, quizá en Valencia no es el día…, si no lo consigues no pasa nada… y si se te van 5 o 10´ sigue siendo un marcón…” pero a mi me daba igual los comentarios, de hecho, me daba igual la marca, por que estaba tan centrado en el camino hasta llegar allí, y además sabía que Valencia no era el final del reto, si no que simplemente era una estación en el camino, y que estaba disfrutando tanto de los entrenamientos, y de la ilusión de tener un gran objetivo, que si salía o no bien la maratón, el resultado para mi iba a ser de satisfacción total.

Pero bueno, voy al grano…. crónica de ese día….

Nos despertamos con tiempo SIlvestre, Marcos y yo. Marcos y yo bajamos a tomar un café, Silvestre se quedó en la habitación.

Subimos, me vestí, y me dio tiempo a una meditación de unos 15´, donde terminé  con la visualización de la carrera, carrera que ya me había visto 5 veces mientras hacia rodillo en las semanas anteriores, pero la visualicé en un estado de meditación, y de conexión conmigo mismo, que la sensación era de plenitud total.

Me levanté después de meditar, puse Born to Run de Spingsteen a todo volumen en la habitación, y salimos de la habitación hacia la salida.

No había excusas, no había dolores, no había malas sensaciones, sabía que iba a ser un gran día, que iba a disfrutar de la carrera, Cuánto quieres hacer? 2:38´… esa era mi respuesta… esa era la marca que tenía marcada…

Empezó la carrera, estaba en un buen cajón, y mi objetivo era encontrar un buen grupo con quien pudiera viajar durante 42 km…

Empezamos fuertes, el primer kilómetro con mucha gente, buscando posiciones, esquivando gente, hasta que pasado el primer kilómetro, parece que se va haciendo un grupo interesante.Interesante si, pero veía que iba en ese punto en el que no podía ir mucho más, pero no quería ir ni una pizca menos.

Primera crisis en el kilómetro 7…, si es real, en el kilómetro 7 fueron los primeros pensamientos de “ni de coña aguanto este ritmo durante 42 kilómetros”

Pero desde ese momento, di paso a la cabeza, empecé a pensar…, voy forzado, un poco, pero voy bien, baja la ansiedad y la preocupación, y sube la alegría, el disfrutar de la carrera, la suerte de poder estar ahí, la suerte de haber podido preparar la carrera, no hay dolores, no hay nada que te impida seguir como estás, aguanta y sigue.

Y así fue, hasta que llegó la segunda crisis, más o menos en el kilómetro 15, donde me tomé un gel (el desayuno) de Victory que me dio mi amigo Rafa el día anterior. No suelo tomar geles, pero sabía que ese día tenía que llevarlo, y más energía que me podía dar ese gel, por quien me lo había dado, no me podía dar ningún otro…, cuando las cosas van con alegría y amo, dan más fuerza.

Y efectivamente, el gen me reactivó…

Pero siguieron las crisis…, todo esto mientras iba a un ritmo, realmente por encima de mis posibilidades…, prácticamente hasta el kilómetro 30, los ritmos iban por debajo del 3:40.

Y era el momento de empezar a sentir paz conmigo mismo. En estos momentos de gran sufrimiento empecé a repartir amor, a mis seres queridos, y a las personas que me han puesto piedras en el camino, por que necesitaba perdonar, para eliminar esas piedras, para poder seguir adelante, sin obstáculos.

Agradecimiento infinito a la gente nueva que a aparecido en mi vida, que me ha hecho cambiar la perspectiva con el que ver las cosas, toda esta paz, hizo que fuera perdiendo miedos, que estuviera tranquilo conmigo mismo, alcanzando un estado de satisfacción plena que me hacía volar.

Muchos pensamientos para mis hijos, siempre presentes en cada kilómetro…, de hecho, las primeras palabras que le dije a Marcos cuando crucé la meta fue “quiero hablar con mis hijos” aunque sabía que no era posible.

Y muchos pensamientos para esa gran persona, que llevaba un mes desaparecida en algún lugar del Mundo, pero que yo sabía que estaba ahí…

Los últimos 5 kilómetros fueron de un  gran dolor de piernas, pero sabía que si de respiración iba bien, el resto era dolor, y que podría soportarlo.

Gracias a la ayuda de Marcos, que me acompañó los últimos kilómetros tenía una referencia de ritmo y de tiempo.

Aún así, ni a falta de 500 metros, desconocía si iba a hacer o no la marca que tenía esperada…

Pero Valencia es especial, y su final es espectacular, cuando llegas a la ciudad de las artes y las ciencias, y corres sobre el agua, todo es diferente, y cuando veo en el crono que estoy en el tiempo, me empiezo a emocionar…, un poco más, por que ya llevaba unos kilómetros emocionado.

Y finalmente cruzo la meta, en el tiempo esperado, sabiendo que es superable, por su puesto, por que quiero seguir soñando y si dejo de soñar, es por que dejo de vivir.

Satisfecho, no, mucho más, alegre, feliz y lleno de paz, que más podía pedir, el tiempo, era simplemente una marca, aunque hubiera llegado dos horas después, nadie me quita la experiencia vivida durante los meses antes de esa maratón, maratón que hace un año fui incapaz de ir, por que era incapaz de mentalmente correr más de 5 kilómetros, y este 2017 venció la cabeza, no las piernas.YA ESTOY CURADO.

Esto acaba de empezar… quedan muchos episodios por delante, y el final, que será un punto y a parte, prometo que será espectacular, que hará que todos podáis creer como yo creo.

Felices todos!!

APROVECHAR EL VERANO PARA ESCUCHAR TU CUERPO

Buenos días.

Comparto con tod@s este post que he subido a la web de adidas

“El verano tiene un punto negativo para los runners, que es el calor, y que nos obliga a entrenar en las horas que menos calor hace, o huyendo de los intensos rayos del sol.

 

Pero tiene otro aspecto muy positivo, que es, que en condiciones normales tenemos un poco mas de tiempo, bien por que estamos de vacaciones, por que los días son más largo, o por que en verano debemos tomarnos todo con más calma.

 

Si la dinámica normal durante el invierno es calzarnos las zapatillas a toda velocidad, salir, correr y volver rápido a la ducha, por que tenemos obligaciones, trabajos y demás, o por que hace frío…, en verano debemos aprovechar el pre y el post entrenamiento.

 

Dedícate tiempo, disfruta de cada momento, disfruta de elegir la ropa adecuada, la más bonita, la que mejor te siente, disfruta de ponerte las zapatillas, de cómo te sientan, visualiza el recorrido que vas a hacer, siéntete con energía y con ganas, cierra los ojos antes de empezar a correr, y haz un recorrido por todo tu cuerpo, desde los dedos de los pies, a los tobillos, pasando por la planta del pie, sube después a las rodillas, fíjate en su paso por los gemelos, sigue subiendo, cuadriceps, isquios, caderas, glúteos, piramidal, y así por todo el cuerpo, columna vertebral, etc.

 

Dedica el tiempo que quieras a esta práctica, y fíjate en esas pequeñas zonas con molestias, con dolores, observa cómo es ese dolor, y que te indica.

 

Una vez hecho esto, empieza a correr, disfrutando del espacio por el que estás corriendo, abre los ojos más que nunca, y los oídos, intentando escuchar lo que antes no escuchas, el viento en los árboles, otras zancadas de otros corredores, o simplemente el silencio.

 

Una vez terminado el entrenamiento, vuelve a sentir tu cuerpo, lo que ha cambiado respecto a la salida, y tú emocionalmente como has cambiado, disfruta de ese momento mientras incluyes una dinámica de estiramiento, sintiendo tu musculatura, como gana elasticidad, si sufrir, sólo alargando lo que te pide.

 

El verano es para disfrutar, y para disfrutar corriendo.”

 

IMG-20170423-WA0004

Ser yo mismo

Hoy he pasado un momento por casa. Cuando sales por la mañana a toda velocidad para ir a trabajar, no te das cuenta de los detalles, pero al llegar a casa, y estar sólo, es un buen momento para parar el tiempo y disfrutar de estos pequeños detalles.

Nada más mirar hacia la mesa, me he encontrado la escena de la mesa, un dinosaurio, y la taza de archiconocida por todos los padres de niños de menos de 5 años “La Patrulla Canina”.

Lo normal hubiera sido pensar el desastre de casa en el que vivo, con dos niños pequeños (5 y 2,5 años) la casa es todo menos orden, hasta tenemos las paredes y los sofás llenos de grafitis de estos renacuajos.

Pero no he pensado esto, me he parado, y he disfrutado del presente, he vivido este momento con gran intensidad, sin juzgar, simplemente disfrutando de lo que supone ahora mismo tener estas dos criaturas tan maravillosas enseñándome a diario lo que es la vida…, por que la vida es su vida, pronto crecerán, y se meterán en la “no vida”, pero de momento viven la vida disfrutando cada momento….,  como el de dejar el dinosaurio perfectamente colocado, para que sea lo primero que se encuentre cuando llegue a casa, y pueda seguir con su rutina de juegos de antes de salir, como si nada hubiera pasado durante el tiempo que ha estado fuera, aunque si han pasado cosas, aprendizaje, que le irá llegando a ráfagas.

Este momento me ha servido para pensar en mi mismo, y hacer una pequeña meditación mirándome desde fuera, y viendo si lo que soy ahora mismo es lo que quiero que mis hijos aprendan de mi. NO, pero no pasa nada, por que estoy en el camino de ser Yo, mi Yo, el que quiero ser.

Pienso trabajar día en día en encontrar mi auténtico Yo, ese Yo que te hace feliz. Una de las cosas por las que voy a empezar es por el deporte. Después de Lanzarote me he obsesionado un poco, perdiendo mi Yo, en que tengo que entrenar y entrenar y entrenar para luchar contra la distancia Ironman, cuando yo realmente no soy así. Mi mayor capacidad es mi cabeza, no mis entrenamientos, aunque hay que hacerlos, y hay que seguir, pero no voy a poner como centro de mi preparación las horas de entrenamiento, si no las horas que dedicaré a ser quién yo quiero ser en el deporte.

Poco a poco iréis viendo los cambios, yo os los contaré, y si crees en mi, sube que te llevo, jejejeje, y sobretodo, empieza a disfrutar el momento presente, sin juzgarlo, todo lo que te rodea es maravilloso.

Rafa Nadal y la Natación en seco

Ha llegado el momento de hacer la reflexión sobre la natación en seco este año.

El domingo, en Gandía, cumplí el 12º día de natación. 6 en competición y 6 en piscina, y veo que el resultado ha sido positivo, por lo que veo un futuro esperanzador para el año que viene en el que me he comprometido a nadar, a nadar más, or su puesto, por que menos es imposible.

Para los que se quedaron con que la natación en seco es hacer simplemente unos ejercicios, he de recordar que no es sólo eso, ni mucho menos, si no que eso es una pequeña parte de lo que para mi significa este método.

La primera parte es ver vídeos, y aprender la técnica viendo, luego ejercicios, y mucha, mucha visualización. El otro día discutía sanamente con un profesor de natación, que me explicaba que hay que aprender a arrastrar agua en la natación, yo eso lo entiendo, pero yo razono que el agua no es nuestro medio natural, que es un medio extraño para nosotros, y para alguien que no sabe nadar, que no está acostumbrado a estar en el agua, ni sentir el agua, por qué encima pretender que aprenda a hacer algo en ese medio…, y por que no aprenderlo fuera del agua y aplicarlo dentro?

Por otro lado, el control mental y el trabajo mental. Como se puede leer en el artículo sobre Nadal, en el que comenta que este mal año ha sido causado por su falta de control mental, vuelvo a lanzar una pregunta, por qué Rafa Nadal puede trabajar el control mental siendo un deportista ¡, no de élite, si no la élite, y yo no? por qué profesionales lo hacen, y por que el popular se olvida de esta parte fundamental del trabajo físico?

El trabajo mental en la natación ha hecho que me quite la ansiedad en el agua, y disfrutar el agua aún no estando acostumbrado a este medio.

La conclusión según el triatlón Km0 puede parecer negativa, ya que ese día no nadé bien, quizá, y lo reconozco, por el peso del artículo de ese día, pero la realidad es que en los Half he mejorado 4 minutos en la natación, y este domingo en Gandía nadé en 1 hora 11 minutos los 4.300 metros, y salí a poco más de 10 minutos del primer nadador.

Así que mi conclusión, es que el trabajo mental, visualización y aprendizaje primario funciona, y os recomiendo que lo hagáis, aunque nadéis mucho, yo nadaré más, mucho más, pero seguiré practicando la natación en seco.

Vaaaaaaamooooooosssssss

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑