Hoy es el día marcado como que empieza la temporada, a pesar de que no es en la media donde quiero destacar, pero si es un examen para saber como voy evolucionando.

La verdad es que las sensaciones cuando llega una carrera son muy diferentes, ayer por la tarde me empecé a encontrar cansado, de la bici de por la mañana, con sensación de catarro, y con algo de mal cuerpo. Es casualidad que justo antes de las carreras me pase esto? En la San Silvestre me cogí 3 días antes una gastroenteritis terrible. Yo creo que debo trabajar más el aspecto mental de las competiciones, parece como que inconscientemente busco argumentos para que me sirvan como excusa para no ir bien el día de la carrera, y no puede ser, si entreno bien, tengo que ir bien el día de la carrera, si es verdad que ahora mismo no estoy descansando, y que podré mejorar, pero aún así, tengo que ir bien en las carreras-

Pues esta ha sido la sensación durante la media maratón. Me puse en la línea de salida, donde se pone la gente que va a correr a ritmo de 3,30, empieza la carrera, y veo que tardo mucho en salir por la línea de salida, hay por delante de mi más gente de la que pensaba, pero lo que más me indigna, es la cantidad de gente que se sitúa en esta zona, que no es que no vayan a correr a 3,30, es que no lo van a hacer ni en 4.00, ni en 4,30, por que no se colocan más atrás? hacen que la gente que si quiere ir a ese ritmo, tarden 2 kilómetros, en poder alcanzar ese ritmo, y mientras tienen que ir esquivando a personas, frenando y acelerando.

Una vez que pongo con el ritmo de 3,30, veo que no me encuentro bien, que no voy a conseguir ni de coñá aguantar ese ritmo durante 19 kilómetros que quedan aún, pero cojo un grupo al que me uno, y les engancho. Me llevan por encima de mis posibilidades, y pasamos el kilómetro 10 en 36,40, puede ser, entre los 2 kilómetros de salida, los 30/40 segundos que he tardado en pasar por la línea de salida, puede ser, pero veo que hoy no es mi ritmo ese, y que estoy sufriendo más  de lo que me gustaría, más que sufrir, es la sensación de no ir agosto, dentro de lo que puede significar ir a gusto corriendo a un ritmo rápido.

Decido coger mi ritmo, va a ser mejor, refiero encontrar mi ritmo y aguantarlo, aunque sea ir casi parado, pero no es así, parece que bajo un pelín el ritmo, y empiezo a encontrar mi ritmo, con el que si que puedo aguantar, aunque los kilómetros se hacen cada vez más largos. Escucho a los que van corriendo a mi lado que vamos a ritmo de 3,40, pienso que está bien, quería hacerlo en 3,30, pero visto lo visto, estaría bien aguantar a este ritmo.

A partir del kilómetro 17 empiezo a encontrar mejores sensaciones, aún me sorprende mi cuerpo de vez en cuando, por qué me encuentro de repente cómodo en el kilómetro 17, pienso que ha sido por que llevo 6 kilómetros corriendo a mi ritmo, y mi cuerpo lo ha agradecido,

Llego al último kilómetro, a punto de entrar en el estadio, y escucho a un aficionado que dice a un corredor, vas a entrar en 18, refiriéndose a 1 hora 18 minutos, me sorprende que a pser de no ir bien voy a bajar de 1 hora 20, hago el último esfuerzo, y efectivamente paso en 1 hora 18 minutos, qué gran sensación cuando llegas y terminas.

Reflexiono y termino contento, sé lo que tengo que trabajar para seguir mejorando, sobre todo el aspecto mental de las carreras, me voy con un gran sabor de boca, con sensación de que la carrera de hoy me ha enseñado mucho, y deseando que sea mañana para seguir entrenando.

Lo que queda del día, pues a disfrutar de la familia.

Feliz domingo y #vamosahacerdeporte

Anuncios