Debido al catarro, o ya no sé lo que es a estas alturas, y después de no haber podido medirme este fin de semana en el duatlón de tres cantos, he decidido dedicar esta semana y la que viene a preparar a conciencia el duatlón de Rivas que se hará el próximo 16 de febrero.

Hoy el día ha sido difícil, por que la noche sobretodo ha sido muy difícil. Tras 4 días de catarro y fiebre, voy y contagio a mi hijo, y el pobre pasa una noche de perros con fiebre de hasta 39,4º. Pobrecito, lloraba por la noche con una pena y una tristeza que te estremece.

Para cuando ha sonado el despertador, llevaba tan poco tiempo dormido, que me ha sido imposible despertarme, por lo que he tenido que organizar la agenda, para poder sacar media hora y nadar a mediodía.

Me ha costado mucho nadar, parecía que se me hacía eterno el rato en el que tenía la cabeza metida debajo del agua, lo que demuestra que mi capacidad pulmonar está por debajo de lo normal. He nadado simplemente media hora por falta de más tiempo, pero aunque lo hubiera tenido, no habría podido por el cansancio de esa media hora. Qué lástima!! Tengo la necesidad inmediata de empezar a recuperarme, por que los días pasan, las semanas pasan, y aún no he encontrado mi punto bueno.

Por eso decido cuidarme estas dos próximas semanas, y tratar de llegar sin excusas al duatlón de Rivas, y medirme realmente, a ver en qué estado me encuentro.

Me esperan Pocoyo, Eli, Pato mi hijo, y demás personajes en la bañera, por lo que hoy tengo que ser breve.

Buenas noches, y #vamosahacerdeporte 

Anuncios