Pero antes os pongo en situación.

Javier Ramírez de Arellano, candidato a ganar la San Silvestre este día 31 de diciembre, me comentó hace semanas si quería participar en su equipo de cross larga distancia, dije que si, es eso de correr tipo campo unos 10, 11 kilómetros, hasta ahí fácil…

El tema es que el jueves de la semana pasada me fui a entrenar con ellos. Javier, haciendo sus series de 1.000 tranquilamente por debajo de 3:00, el que n entienda lo que es esto, pues a toda leche, y yo haciendo unos respetables 750 con Robert y Peluto, en cada serie me sacaban un poco más de distancia.

Ayer íbamos a volver a entrenar, en inef, y el día amaneció como amaneció…, con lluvia, y fue cuando empecé a pensar…., me voy a ir yo con estos locos, a que me vuelvan a sacar los ojos, y encima lloviendo como llueve…., de eso nada, hago pellas, y entreno calentito y seco en el gimnasio, así hice y me curré yo mis series con alegría, pero sin mojarme.

Cuando terminaron empezaron a whatssapearme con lo épico que había sido el entrenamiento, lluvia, si, mucha, pero que había sido genial, corriendo a unos ritmos de alucinar, así que según me contaban me sentía cada vez más y más contento por no haber ido a entrenar con ellos, jaja, que aún me sacan unos puntitos, y que si encima de estar lloviendo tengo que intentar aguantar sus ritmos posiblemente hubiera llorado…, pero comoo hubo mucho cachondeito, ahí va este post, confirmando que ayer fui un poco gallina, y que la lluvia hizo que no fuera a entrenar con ellos, pero la semana que viene no habrá excusas!!

Vaaamoooossss

Anuncios