Última semana de preparación. No sé lo qué pasará el domingo por la mañana, si saldrá bien, o mal, perfecta o un desastre, lo que tengo claro es que durante este mes de julio me lo he pasado muy muy bien preparando esta carrera como nunca he preparado una carrera.

Nunca en mi vida había hecho 17 sesiones de entrenamiento en una semana como la semana pasada, puede parecer una burrada, pero siempre siempre he controlado mis ritmos y mis tiempos, y aunque no llevo mucho tiempo haciendo deporte, me conozco, y sé cuando pudo apretar y cuando no.

Este fin de semana he rodado mucho en bici, por Málaga, donde he podido aprovechar y meter un poco de potencia, ya que desde que salgo de casa estoy casi todo el rato subiendo. De los poco más de 200 kilómetros que llevaba a mediados de mayo, debo llevar a estas alturas más de 2.000, por lo que me ha cundido mucho la bici estos dos meses y medio.
Mañana voy a Riaza a hacer el recorrido en bici, y aunque lo voy a hacer con la bici normal, estoy convencido de que la voy a hacer con cabra, ya que si tengo el día bueno voy a ganar mucho y si tengo el día malo, la verdad es que lo de menos va a ser la bici con la que vaya.

Esta mañana me he hecho un pequeño farlek para entonar las piernas. Luego va a tocar otro poco de carrera continua y nadar, y mañana últimas series, un 8×1.000 para hacer el último test y por la tarde el recorrido de Riaza, y a partir del miércoles, entrenamientos suaves.

Qué ganas tengo!!

Vaaaaaaamoooooooosssssss

Anuncios