Esta semana pasada tuve la suerte como los últimos años, de poder compartir una semana de vacaciones con unos amigos, Ana y Monchi en Zahara de los Atunes.

Allí nos juntamos los dos matrimonios con 4 niños, y bueno, aunque asuste a primera vista, la verdad es que no resulta nada mal la mezcla, jejejeje.

En cuanto a los entrenamientos, dediqué la semana a hacer rutas con Monchi en MTB, y la verdad es que disfrutamos bastante. Me tomé la semana con mucho más relax que el año anterior, donde prácticamente todos los días doblé entrenamientos de carrera a pie. En esta semana, hicimos todos los días un par de horas de MTB, y yo 3 días le añadí un poco de carrera a pie.

Siempre he corrido antes de la bici, un buen madrugón, viendo salir el sol, hace que te quite la pereza de entrenar tan pronto en vacaciones.

De esta forma, llegaba a la bici ya con algo de cansancio, y así me lo tomaba como una bici post transición del agua.

Y efectivamente, sé lo que estáis pensando, no he nadado, otra semana sin nadar, pero es que el agua estaba innadable, bueno, no sé cómo estaba por que sólo me metí un día, y desde luego que no se podía nadar.

Esta semana sé que tampoco  voy a nadar. Tengo la suerte de poder disfrutar de una semana de pretemporada con el equipo de fútbol de Huesca, y voy a estar viajando entre Logroño y Benasque por lo que sé que otra semana sin nadar, intentaré por lo menos trabajar la natación en seco, jijijijijiji

Vaaaaaaamooooosssssss

Anuncios