Buscar

Luis Pablo García Coronado

la vida deportiva de un tipo "normal"

Etiqueta

ayuno

Ayuno de 76 horas

Hola a todos.

Durante esta semana varios me habéis preguntado que por qué ayuno, y por qué ayuno tanto tiempo.

Os voy a dar las explicaciones de por qué lo hago, y por su puesto, no intenten hacer esto en su casa, jajajaja. Yo simplemente cuento lo que hago, y lo que me funciona, lo que no me funciona también lo cuento, pero no todo.

Hace 3 años, cuando empecé a competir un poco más en serio, terminaba las carreras de 10 km destrozado, con ganas de vomitar y con descomposición. Lo daba como algo normal, por el esfuerzo, y por la intensidad a la que me obligaba.

Comentándoselo a un amigo, me dijo que por que no ayunaba un día a la semana, que podía ser por el hígado. No busqué más explicaciones, simplemente cuando me lo dijo, me encajó, y empecé a hacer ayuno.

El primer día, me costó, pensaba demasiado en la comida, ese día pasé hambre, pero lo aguanté. Pensaba que me iba a despertar al día siguiente con ganas de comerme una caja entera de cereales, pero no fue así, me despertaba con menos necesidad de desayuno que otros días.

Poco a poco, fui notando como el día de ayuno no me alteraba mi día a día, ya no se me hacía duro, y era capaz de hacer entrenamientos con normalidad durante ese día, y durante el día posterior.

No sé si por esto, o por otra cosa, pero ese año que ayunaba todos los martes, fue el año en el que mejor me encontré, y en el que mejores resultados tuve.

Dejé de hacer ayunos, me metí en el Mundo Ironman, y parece que todo es poco. Come todo lo que puedas, entrena todo lo que puedas, se intenso todo lo que puedas….

Este verano me ha hecho reflexionar sobre la batalla que he tenido los dos últimos años contra los Ironman, y he decidido volver a mis métodos, los que me funcionan.

Llevaba cosa de dos meses, en los que me encontraba cansado, fatiga constante, dormía mal, y me despertaba cansado, incluso durmiendo más de lo que duermo normalmente, y tenía dolores musculares y tendones, cosa que por suerte no suelo tener, y este domingo, tras una comida familiar, lo vi claro, quería ayunar, y quería ayunar lo que el cuerpo me pidiera, necesitaba una cura…, y así ha sido.

Una de las explicaciones que doy, es que cuando tienes u a comida copiosa, el cuerpo te pide echarte una siesta. Si llevas una temporada comiendo mal (todos, comemos mal aunque queramos comer bien, los alimentos están manipulados ;-)) el cuerpo tiene esa sensación constante de necesitar siesta, de no descansar, de no llegar….

Por otro lado, cuando te encuentras mal, tienes gripe, o estás enfermo, y no tiene por que ser de tripa…, el cuerpo pide no comer, parece que el no comer ayuda a recuperar el cuerpo.

Por estos motivos hago el ayuno, y a mi me funciona. Mucha gente me dice que no aguantaría ni saltarse una comida, pues que no se la salte, y que no haga ayuno.., no hay que enfrentarse a las cosas por que otro lo haga y te diga que es bueno, aquí no hay nada ni bueno ni malo, somos todos diferentes, y lo importante es que lo que hagas te ayude y te aporte.

Por otro lado, a mi me ayuda a desarrollar mi parte espiritual, no lo hago por perder peso, y más que una desintoxicación, lo considero una curación.

Para cualquier duda, a vuestra disposición 😉

Vaaaaamoooooosssss

Más reflexiones sobre el ayuno

Ya os comenté que la semana pasada volví a los ayunos después del parón del verano.

El parón del verano no fue por nada especial, si no por que con 17 sesiones de entrenamiento a la semana más dos semanas de vacaciones no veía momento para el ayuno y no hay que forzar situaciones.

El martes de la semana pasada volví por tanto a ayunar, y ya he empezado a notar que me encuentro mejor, después de los excesos alimentarios y de cerveza del verano.
Insisto en que el objetivo de los ayunos nunca es ni debe ser la pérdida de peso si no descargar el hígado por un día.

Hoy, segundo martes de ayuno, he entrenado esta mañana tranquilamente con los drinkingrunners.com y esta tarde si va todo bien tendré una segunda sesión.

Se que no hay nada científico,  y lo que hay puede ser que diga que no es bueno, pero la realidad es que a mi me sientan muy bien los ayunos.

Vaaaamoooooossss

OTRO MARTES, OTRO AYUNO

Así es, como cada martes desde que empezamos este año 2014, hoy toca ayuno, y cada vez lo tengo más integrado, y cada vez se me hace más llevadero, si en algún momento no lo fue.

La verdad es que las personas que me rodean o que saben que hago ayunos me miran como un loco, pero cada vez es mayor el número de personas que lo dicen que lo van a probar.

Y eso que lo que más echa a la gente atrás, no es lo bueno o malo que pueda ser, si no lo difícil que les parece pasar un día sin comer, pero no sé si es sólo mi caso, o si es lo normal, pero los martes no paso nada de hambre, puede ser que tenga algún rato, igual que otros días en los que tengo hambre, pero los martes a diferencia de otros días, cuando tengo hambre me como una manzana, suelen ser 2/3 al día, y sin embargo los días que no hago ayuno, y tengo hambre, aguanto hasta la comida, y tengo durante más tiempo esa sensación de hambre, es curioso, pero me da la impresión de que paso más tiempo con hambre un día normal, que los días que hago ayuno.

Desde hace un par de semanas, además, los entrenamientos que hago en el día de ayuno, que siguen siendo suaves, son cada vez un pelín más intensos, pero como digo siendo suaves.
Hoy si va todo bien trotaré tranquilo durante una hora, y trotar tranquilo durante una hora después de llevar todo el día en ayunas, de verdad que es un buen entrenamiento. Cuando lleguen esos momentos de vacío en una competición, estoy seguro que estaré mejor preparado que como lo estaba antes.

vaaaaamoooooooooossssss

MÁS COSAS SOBRE EL AYUNO

Casualidad o no, los podio de las últimas semanas coincide con el periodo desde que empecé a hacer los ayunos.

Llevo 2 meses haciendo ayuno los martes y desde hace 6 fines de semana he tenido buenos resultados en carreras.

No es que sea sólo por el ayuno, ni mucho menos, a lo mejor incluso no tienen nada que ver, pero si es verdad que yo tengo esas sensaciones.

Mi sensación es que el ayuno me está beneficiando. No tengo ese mal cuerpo que se ponía cuando hacía entrenamientos exigente, quizá es por que estoy bien de forma, pero aún así sigo entrenando fuerte y no he tenido nauseas ni ganas de vomitar después de ningún entrenaminto.

Creo que puedo seguir mejorando, y por su puesto voy a seguir con los ayunos, a pesar de que tiene bastantes detractores.

Lo que si me he dado cuenta con los ayunos es precisamente lo importante que es tener una buena alimntación. El próximo objetivo es quitarme los malos hábitos los otros 6 días de la semana.

Vaaaaaaamooooooooossssss

PUES A MI EL AYUNO ME FUNCIONA

Sin entrar en detalles de si es bueno o es malo el ayuno, eso lo dejo para los profesionales del tema, la verdad es que subjetivamente a mi me está viniendo muy bien.

Y no sólo por los resultados de las últimas carreras, imposible saber si sin hacer el ayuno habría pasado lo mismo.

Lo que si noto son las sensaciones en los entrenamientos y en los niveles de sufrimiento. Antes, cuando hacia series o cuando tenía carreras exigentes terminaba con ganas de vomitar y tenía mal estar durante unas horas, a veces durante un día. Desde que hago los ayunos esto no me ha vuelto a pasar.

También, a nivel muscular me encuentro mejor, sobretodo en la recuperación, noto que recupero mejor de las competiciones y de los entrenamientos exigentes.

Repito que esto no tiene ninguna base científica, son sólo mis sensaciones, pero lo que tengo claro es que de momento voy a seguir ayunando los martes 😉

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑