Ya os comenté que la semana pasada volví a los ayunos después del parón del verano.

El parón del verano no fue por nada especial, si no por que con 17 sesiones de entrenamiento a la semana más dos semanas de vacaciones no veía momento para el ayuno y no hay que forzar situaciones.

El martes de la semana pasada volví por tanto a ayunar, y ya he empezado a notar que me encuentro mejor, después de los excesos alimentarios y de cerveza del verano.
Insisto en que el objetivo de los ayunos nunca es ni debe ser la pérdida de peso si no descargar el hígado por un día.

Hoy, segundo martes de ayuno, he entrenado esta mañana tranquilamente con los drinkingrunners.com y esta tarde si va todo bien tendré una segunda sesión.

Se que no hay nada científico,  y lo que hay puede ser que diga que no es bueno, pero la realidad es que a mi me sientan muy bien los ayunos.

Vaaaamoooooossss

Anuncios