Este sábado era el Half de Guadalajara, el 5 del a;o y el 4 en apenas dos meses, y es que me gusta mucho esta distancia, he de reconocerlo.

Por la manana fuimos a dejar las zapatillas de la T2 en el polideportivo de Guadalajara, ya desde esos momentos y antes, me desperté con un fuerte dolor de cabeza, era como si tuviese una resaca del copón, sin haber tomado nada de alcohol el dia de antes. Me dedique por la manana a beber mucho agua, por si acaso me había deshidratado, no se de que forma, pero no se me quitaba el dolor e cabeza.

De esta forma llegue a la salida, a las 14 se empezaba a nadar, y empece con el mismo dolor de cabeza. Durante la natación la cosa no fue a mejor, si no que el estrés del agua, que es lo que menos me gusta, y que fui metido casi toda la natación en un grupo rodeado de gente, hizo que al salir saliera con el mismo dolor de cabeza o mas.

Salí de los últimos, viendo la clasificación casi el 150, de poco mas de 200 participantes, y a parte de que habia mucho nivel el sábado, también es que no me encontré nada bien.

Llegaba el momento de la bicicleta, con muchas dudas sobre lo que iba a pasar y las ganas de abandonar revoloteando por encima de mi cabeza.

Fui pasando gente, y fui bebiendo, para que no me doliera mas la cabeza, pasamos por el km 17 por el primer avituallamiento, cogí un bidón que me lo bebí en poco tiempo, aun tenia los dos mios casi enteros.

Poco a poco iba pasando gente, pero no me encontraba bien, y cada vez tenia menos agua. 

En el kilómetro 40 me quede sin agua, aquí empezó lo peor, casi 30 kilómetros a las 16 de la tarde sin agua. Fue un duro trabajo de cabeza, aguantar hasta el kilometro 67 en la cima de un puertecillo sin tener agua. Cuando llegue al avituallamiento me pare y bebí agua, mucha agua, e isotónica, cargue los bidones y seguí a por lo quedaba.

Calculando las bicis que había, unas 50, vi que a pesar de todo había adelantado a casi 100 personas durante la bici, pero no fui realmente consciente, ya que estaba mas pendiente de mi cabeza y del agua que de lo que estaba pasando.

En la carrera a pie, seguía sin saber si iba a poder terminar, ahora tenia la tripa llena de agua, todo lo contrario, había pasado de deshidratado a panza llena…., vaya día.

Las dos primeras vueltas fui conservador, aun así adelante a gente, y en las dos ultimas me empece a encontrar en mis condiciones normales, y pude apretar en el ritmo, termine hasta pensando que que pena que no quedara otra vuelta por que podía seguir adelantando a mucha gente.

Al final posición 28,y 11 en la carrera a pie, después de ser uno de los días mas difíciles que he pasado en el triatlon, por lo que muy contento, y con otra lección aprendida, y una carrera de gran trabajo mental por mi parte.

Y ahora a seguir, con la vista puesta en Ironman Gandia.

Vaaaamooooossssss

 

Anuncios