Mi trabajo como fisioterapeuta hace que en la consulta conozca a todo tipo de personas con sus trabajos y sus opiniones.
Esta semana me impresionó la diferencia de criterio que tenemos con las vacaciones.
Traté en el mismo día a varias personas que veían las vacaciones desde su punto de vista.

Por un lado una persona que trabaja en banca y que me comentaba que por convenio tienen 31 días laborables de vacaciones al año, parecía lo normal, no creía que fueran muchos días si no los que corresponden.
Trate en el mismo día a un matrimonio hebreo que trabajan en la embajada de Israel, y alucinaban con la situación en España, con la crisis y la situación que tiene este país y la gente, los propietarios de las empresas se cogen un mes de vacaciones, 30 días en los que se cierra todo y se para todo. Nosotros disponemos de 10 días al año, más las fiestas de nuestro país, las de aquí no las disfrutamos.

Ese mismo día me llegó otro paciente, se había estropeado la ventanilla del coche y se había pasado 3 horas llamando y recorriendo los talleres de la zona, y todos cerrados en agosto.

Estamos en un importante momento de cambios y de reeducación de valores, y para mi que nos queda poco tiempo de poder disfrutar de un mes de vacaciones seguidos, quien lo haya disfrutado, y pasaremos por periodos más cortos, repartidos durante el año, o bien a costa del trabajador si quiere disfrutar de más días en verano.

Personalmente pienso que un mes de parón es excesivo, que se deben repartir las vacaciones durante el año, y eliminar fiestas y puentes del calendario, y buscar ser más productivos, manteniendo el estado de bienestar y una calidad de vida aceptable.

Anuncios