Qué carrera más bonita, y como la he disfrutado.

Mi idea, como os dije ayer, era la haber ido corriendo desde casa, para hacer 7 kilómetros más y que me sirviera de tirada larga para la maratón de Sevilla, pero Álvaro ha hecho un amago de despertarse, y me he quedado unos minutos con él. Ya se me ha hecho tarde, por lo que he ido en coche hasta el barrio de Fuencarral.

Una mañana fría, aunque soleada.

Hemos llegado a la casa de Salinas, donde Julius nos ha hecho una buena cata degustación de productos de suplementación, madre mía que guarrería, no me extraña que a Nino le haya entrado la descomposición que le ha entrado durante la carrera.

La idea de hoy era hacer la carrera tranquila, y lo he agradecido, se ve todo de manera diferente empezando a un ritmo normal, sin los apretones y las calenturas normales de las carreras, me ha parecido mentira cuando hemos pasado por el primer kilómetro, y marcaba el reloj 5 minutos, qué gusto.

Nino, como hoy no ha sido su día, ni mucho menos, se ha quedado poco a poco en la salida, y yo he seguido con Salinas. Creo que todos tenemos un mérito enorme, al hacer lo que estamos haciendo, con la capacidad de unir nuestro objetivo del Half, con las palizas a trabajar que nos damos, y es normal que haya días que petemos por que no podemos más.

Salinas ha hecho un  carrerón, Julius también, y Nino, por que ha tenido mal día, si no también lo habría hecho. ha sido un placer compartir este día con mi equipo, y estoy deseando que llegue el 7 de abril para compartir el Half de Málaga con ellos.

Mañana empieza una semana nueva, y va a  ser la semana de la vuelta a la normalidad con el objetivo del duatlón de Rivas, qué´ganas de hacerlo, estoy seguro que nada se va a torcer durante esta semana y voy a poder llegar a tope.

Buen domingo y #vamosahacerdeporte

Anuncios