No sé por dónde empezar esta crónica, pero voy a empezar como es normal por el principio. El principio es el día anterior de la prueba cuando Salinas y yo estamos dando una vuelta en bici para soltar las piernas y nos decimos “que mañana tenemos otro Half”, parece que desde Málaga nos hemos quitado el miedo a esta prueba, y la verdad es que si, el miedo nos lo habíamos quitado, pero el respeto no.

A la mañana siguiente subimos a Buitrago, con el tiempo justo para coger los dorsales antes de que se los llevara, somos demasiado desastre en esto, es un aspecto que debemos mejorar, siempre justos de tiempo, y haciendo las cosas en el último momento, pero qué le vamos a hacer, así somos…, yo como siempre, desastre con mis horarios, pensaba que los dorsales hasta las 10:00 se podía coger y era hasta las 9:00, y Nino aún no había llegado, pero lo solucionamos, como siempre, y al final todos con dorsal.

Subimos a colocar las cosas para la salida, y nos dio tiempo a poco más, nos deseamos suerte, nos abrazamos, Nino, Salinas, mi hermana Belén y yo, los mismos locos de siempre, faltaban algunos que pronto volverán.

A las 11:00 en punto la salida de los 1.900 metros del agua, estaba fría, pero no tanto como me esperaba, por lo que este tema estaba solucionado, pero pronto mi grupo se me va y me veo nadando sólo, es una eternidad para mi 1.900 metros, el primer punto de giro parece que está a 5 días, creo que nunca llegaré, pero todo llega, giro, y de repente viento, corriente y oleaje, se me hace muy dura esta segunda mitad, me pasan dos chicas, Ana Burgos, y otras dos, el segundo punto de giro no llega nunca, esto es eterno, y estoy sólo, dónde esta mi grupo, no consigo ver a nadie. Hago el último giro, ya me quedan pocos metros para salir, pero no sé qué hago, que me empiezo a ir hacia otro sitio, no veo nada, y empiezo a toser, se me atraviesa una flema que me obliga a parar y estar un rato hasta que la echo, pues si que estamos bien, apovecho para quitarme las gafas, y ver dónde está la salida, la localizo, y voy para allá, qué desastre de nataciión estoy haciendo, y lo confirmo al salir y mirar el reloj, 40´ qué locura, y quería bajar de 35´, pues si que empiezo bien.

Me tomo el tiempo necesario para hacer la transición, total, con todo lo que he perdido en el agua, no pasa nada, además este Half, me lo quería tomar con tranquilidad, aunque con intensidad.

Me monto en la bici, empiezo a pedalear y me encuentro bien, a gusto, voy cómodo, bebiendo y comiendo bien. Cuando voy a terminar la primera vuelta empieza a granizar, como pica, es molesta y hace frío, se me mete algo de frío en el cuerpo, pero como voy pedalenado termino la primera vuelta y entro en calor. En la segunda vuelta también me encuentro bien, y paso a algunos triatletas, no muchos, pero si 3 o 4.Termino cómodo la bici, y ahora queda la carrera, sé cómo la quiero hacer, tranquilo, he hecho el agua y la bici en 3 horas, me quiero tomar con tranquilidad la carrera a pie, además no conozco el circuito y es duro, por lo que no quiero sorpresas. Empiezo a correr con calma, y hago los 4 primeros kilómetros bien, pero me empieza a pasar algo, qué me pasa!!?? tengo como un vacío en las piernas, estoy trotando suave y es como si me ardieran las piernas, tengo que comer algo, tomo un gel, y un plátano, me cae fatal, ahora ya no sólo tengo mal las piernas si no que tengo la tripa revuelta. Del kilómetro 5 al 10 me voy encontrando cada vez peor, tengo que empezar a caminar en los repechos por que me arden los isquiotibiales y no me dejan correr, me arden y no tengo nada de fuerza, estoy vacío, estoy helado, me encuentro mal, tengo que caminar, tengo que beber, y tengo que comer, pero cada vez que camino me cuesta más arrancar y me duelen más las piernas, cada vez que bebo y que como me sienta peor y m encuentro peor.
Del kilómetro 10 al 15 la pesadilla aumenta, me duele todo, no tengo nada de fuerza y empiezo a marearme, los últimos 5 kilómetros son una pesadilla, a penas puedo caminar, pero aún así consigo trotar de vez en cuando, mareado cada vez que intento hacer algo de fuerza, sin energía esto es horrible, pienso en lo que he hecho mal para encontrarme así, y pienso en las ganas que tengo de terminar para empezar a preparar el siguiente Half dentro de 15 días en condiciones. Esto es lo que más me alegra, estoy pasando el peor día de mi vida haciendo deporte, y no pienso en abandonar en ningún momento, ni la carrera, que quiero llegar como sea, aunque sea andando, ni el deporte, ya pensando en el siguiente entrenamiento para preparar el segundo de los 3 Half de este mes.

He empezado mal el mes de junio, pero no pasa nada, sigo entrenando, y sigo disfutando, me dijo Javier de Virgin que alguna de estas carreras se me iba a dar mal, espero que esta sea la única.
Hoy ya he entrenado, después de descansar ayer, y bien, deseando coger ritmo para poder seguir avanzando.

Muchas gracias todos por vuestro apoyo, gracias a los conocidos que os vi durante la carrera y en la meta y que me animasteis, y gracias a Nino, Salinas y Belén, por que sois muy muy buenos.

Anuncios