Ayer fue el día del famoso test, otra vez, la última vez fue en diciembre del año pasado o enero, más o menos, y aunque es verdad que ayer no era el día, por que todavía tengo las piernas tocadas de la subida a Monte Perdido, y noto que esta semana el cuerpo me está pidiendo ir a un ritmo menor, el test salió mejor de lo esperado.

Os recuerdo que el test de Diper consiste en hacer 400, series de 400, en las que se empieza a lo que sería un ritmo por encima a 5:00 el 1000, y se terminaría a un ritmo de 2:30 el 1000, cada vuelta se hace un poco más rápida, y hay ocho conos situados alrededor de la pista de 400, que son los que van a marcar el ritmo. Dependiendo del ritmo por vuelta, Javi pita en el momento en el que deberías pasar por el cono y te va marcando el ritmo.

Aunque calentamos al principio, realmente no hace falta, por que los primeros 400 son a un ritmo tranquilo, y las pulsaciones no se disparan, el tema serio empieza cuando llevas unas 10 vueltas, es decir, unos 4.000 metros, 10×400, con 30″ de descanso entre uno y otro, y tienes que empezar a correr a ritmos por debajo de 3:30 el 1000.

Las pulsaciones suben de vuelta en vuelta, la vuelta 15 sería hacer el 400 a 1:00, a ritmo de 2:30 el 1.000, quiero llegar a esa vuelta, dos vueltas antes me empieza a costar, Javi pita un segundo antes de que llegue al segundo cono, tengo que apretar, tengo que ir más rápido, ufff, sufro para terminar la vuelta, estoy destrozado, con ganas de vomitar, me quedan dos vueltas, tengo 30″ para descansar, las pulsaciones a 170 o más, no lo sé, no me he recuperado y tengo que salir, pero no aguanto más, hago sólo la mitad, hago 200 metros, y peto, me tomo las pulsaciones, estoy a 190, estaba corriendo a 1:07 el 400, demasiado para como tengo las piernas del fin de semana, y para como me encuentro esta semana, no he conseguido hacer las 15 vueltas, pero Diper, tengo una cuenta pendiente contigo, próximamente lo conseguiré.

Termino destrozado, doy un par de vueltas con Lucas para recuperar, ganas de vomitar de nuevo, 2º miércoles que termino con ganas de vomitar, y cansado, pero hay que sufrir, para conseguir las metas hay que llevar el cuerpo al máximo, si no s,e que no conseguiré lo que me propongo.

Mañana más y mejor, buen día a todos!!!!

 

Anuncios