Eso es, que el ritmo no pare…, sigo sumando kilómetros, y kilómetros, tanto a pie como en bici.

Ayer pude hacer casi 2 horas 30 minutos de llaneo constante por Málaga, y hoy me he metido entre pecho y espalda casi 30 kilómetros de running, para seguir preparando la Wings For Life.

El único problema es que empiezo a notar los excesos, claro,no acostumbrado a tanta sesión de entrenamiento, empiezo a notar que pasan cosillas por mi cuerpo, que aparecen los primeros signos de debilidad, es decir, los dolores.

Hoy mientras corría me ha aparecido un  dolor intenso en la rodilla mala, pero no me preocupa, o por lo menos no me preocupa de momento, ya que después de los entrenamientos de esta semana en los que me he metido casi 300 kilómetros en bici, 5 horas de spinning, y casi 60 kilómetros de running en sólo dos sesiones, es normal que aparezcan estas molestias.

Mañana meteré otra sesión de bici, haré cerca de 100 kilómetros más, y en función de como note el cuerpo, hablaré con Víctor para ver como planteamos la semana que viene, pero yo estoy preparado para otra semana de paliza intensa.

Qué el ritmo no pare!!!!

Vaaaaamoooooooossss

Anuncios