Por fin esta noche ha sido una noche relativamente normal, sólo una pequeña pausa a las 12,00 de la noche para dar el antibiótico. Álvaro, que al final tiene la garganta mal, y vuelta a dormir hasta las 5,00 que han sonado los dos despertadores.

Nada más despertarme he ido a la puerta de la habitación de Alvaro, y le he escuchado respirar dormido, cada respiración que hace me lleva a un estado de meditación, como si estuviera respirando yo mismo, le escucho 5 respiraciones y me voy al despacho, agua templada con limón, café con leche muy caliente y ordenador, a inscribirme a la Maratón de Sevilla del 24 de febrero!!!

Mi segunda maratón en 4 meses y con el objetivo de bajar el tiempo de la Maratón de Valencia de 2 horas 51 minutos.
En el post de mañana, día en el que cumplo un año de la operación de rodilla, os resumiré cómo ha sido este año de recuperación, e intentar que veáis la satisfacción que me provoca poder correr una maratón, cuando pensaba que no iba a poder volver a correr distancias largas.

Tras la inscripción, a prepararme, fixie y al gimnasio.

Hoy no tenía que entrenar por la mañana, por que tengo entrenamiento con Javier Ramírez de Arellano por la tarde, pero me apetecía hacer algo.
He trotado 25′ en la cinta a ritmo 4’30” mientras veía el documental del informe Robinson sobre el ciclismo visto desde dentro del equipo Movistar Team, merece la pena que lo veáis para ver la dureza y el sacrificio de este deporte tratado injustamente.

Después de trotar en la cinta, un poco de piscina, tenía que hacer 2 series de 500 metros fuertes, descansando 200 metros entre serie y serie pero no he nadado más de 20 veces en mi vida, por lo que aún no soy capaz de discrepar entre nadar fuerte y suave, simplemente soy capaz de nadar y ya está.

Esta tarde tengo entrenamiento en pista, mañana os lo cuento en mi blog.

Ahora a trabajar y a disfrutar del día.

#vamosahacerdeporte

20130111-094812.jpg

Anuncios