Pues parece ser que la vida continua después de ironman Vitoria.

Ayer me tomé el día de descanso por que era el cumpleaños de Alvaro, dos añazos ya, y el día anterior nos metimos entre pecho y espalda un Vitoria Malaga en coche. Unos 900 kilómetros.

Hoy he vuelto a entrenar, con calma, 10′ caminando, 30′ de carrera continua a 4:50 y 10′ caminando. Todo un entreno después de haber recuperado dos días.

Da gusto escribir el blog en la orilla de la playa y no en un despacho sin luz.

Besos a todos y mañana más y mejor.

Anuncios