A que si escuchas la palabra cardiopatía congénita, no piensas en Javier Gómez Noya? Se te pueden pasar por la cabeza varias cosas o personas, pero en ningún momento el triatleta campeón, plata en Londres y reciente ganador del 70.3 de Panamá con 3 horas 38 minutos, increíble.

Pues así es, y es conocido por todos, así que me imagino que no es una novedad. A Gomez Noya le llegaron a quitar la licencia para competir, su corazón no era apto, no sólo para hacer deporte, no era apto ni para hacer ejercicio, le recomendaron paseos, y poco más que una copita de vino de vez en cuando.

Hasta que finalmente un cardiólogo/a dio el visto bueno, le permitieron competir de nuevo, y ya es conocido por todos el estado de gracia físico que tiene, la capacidad de entrenar y de sufrir.

Tuve la suerte de conocer a Javier Gómez en las series mundiales en Madrid, cuando cubríamos lo de fisioterapia. No dude en pedirle una foto, igual que a Mario Mola, al que admiro lo mismo o más que a Javier, y con más gente.
Fue amable, con una sonrisa dijo “si, claro”, y le robé unos segundos para hacernos una foto, unos minutos antes de competir.
Tenía al lado alguien, no sé quien era, pero desde luego mucho más nervioso que él, y me dijo “venga, venga, rápido que tiene que competir”, Javier sonrió, como si conociera perfectamente las manías de esa persona. El sin embargo se veía cómo manejaba la situación, y tranquilo, y concentrado, sin apariencia alguna de nervios, a pesar de las miradas de todo el mundo.

Enhorabuena Javier, por ser el crack que eres, y por ser un luchador. Eres un ejemplo de que no hay que darse por vencido aunque te quieran vencer.

vaaaaaaaamoooooooosssssss

@luispgcoronado

20140219-095246.jpg

Anuncios