Pues si, asín es, ayer martes y como todos los martes tocó de nuevo hacer ayuno. A estas alturas lo tengo totalmente integrado dentro de mi actividad semanal, y sé que los martes toca ayunar.

Cada vez paso menos hambre estos días, si en algún momento pasé hambre. Paso hambre el resto de los días al tener sensación de hambre y pensar que en un rato voy a comer, pero como los martes sé que no voy a comer más que una pieza de manzana, en seguida me quito de la cabeza el pensamiento de hambre y a seguir con el día.

Ya son 4 meses desde que hago ayunos los martes, y ayer fue el primer día en el que pude hacer un entrenamiento de intensidad moderada a pesar del ayuno, y esta mañana después d e desayunar he podido entrenar casi una hora a intensidad media/alta.

Las ventajas que estoy notando es que durante la semana estoy menos cansado, estoy más activo, puedo dormir menos (no sé si es bueno o malo, pero me viene muy bien robar horas del día a la noche) y estoy entrenando y compitiendo mejor que nunca.

Esta es MI realidad, que no quiere decir que sea la realidad de todo el mundo, ni que a todo l mundo le venga bien hacer estos ayunos. me considero que soy una persona que mentalmente soy fuerte y bastante cabezón, y cuando me propongo hacer algo, lo hago y siempre saco las conclusiones positivas, y positivizo las conclusiones negativas.

Lo que recomiendo es que cada uno “experimente” con su cuerpo, que pruebe cosas nuevas, que nunca perjudiquen a la salud, pero que si haga pequeñas pruebas, como entrenar en ayunas, también, que salga de la zona de comfort, o comodidad en busca de aumentar el rendimiento.

Hoy a tooopeee de energías!!

Vaaaaaamooooooossssss!!!

Anuncios