Qué bueno es tener días buenos, y qué bueno es también tener días no tan buenos, y más en mi caso, en el que haber pasado por tantas dificultades, hace que cada vez que me encuentro una dificultad, me crezco, y estoy deseando tener otra oportunidad para demostrarme que lo que pasó en el asado no ha sido más que aprendizaje.

Error cometido en la Media de Getafe…, muchos me diréis el sobreentrenamiento, y puede ser, pero no van por ahí los tiros. El sobreentrenamiento entra dentro de mi proceso patológico de personalidad, y de estilo de vida, y de mi preparación. El problema fue el exigirme. Siempre voy a las carreras con la idea de hacerlo lo mejor posible, y de disfrutarlas, sufriendo, pero disfrutarlas, y después sacar las conclusiones de la carrera.

No sé por qué en la Media de Getafe me exigí ir a por un tiempo, cuando no tenía necesidad, ni era objetivo importante, ni estoy en el mejor momento, si es verdad que estoy entrenando bien, y eso hace que llegue al fin de semana destrozado, y eso hace que no compita al 100%. Con lo bien que se me hubiera dado simplemente si hubiera ido a medirme, ver cómo estaba y valorar el estado para Orihuela. Ahora lo de ayer ni me ha servido para saber cómo estoy, aunque pienso que estoy mejor que lo que dijo el resultado.

Llegué cansado al domingo, con muchas dudas, y sobretodo, y no es que quiera poner excusas, el sábado, que a mi nunca me duele la espalda, no sé por qué tenía un dolor incómodo en cervicales y lumbares, y en la zona del sacro, y yo creo que de este dolor, notaba las piernas cansadas o viceversa.

El domingo me desperté bien, y con ganas, pero esos días en los que ves que no todo fluye. Sin calentar fui a la salida, y salí fuerte, sin saber al ritmo que iba, pero sé que salí fuerte, y al primer kilómetro sabía que se me iba a hacer muy muy largo.

Los primeros 5 kilómetros fueron mortales, eternos, parecía que no pasaban los kilómetros, del 5 al 10, sólo pensaba en abandonar cuando pasara por la salida, del 10 al 15, hundido pensando en Orihuela y lo mal que lo iba a hacer allí, y del 15 al 21 con dolor en el muslo izquierdo.

Aún con estas sensaciones raras y feas, debo darme por satisfecho, mantener un 3:40 durante 21 kilómetros en desanimo, en fatiga, en cansancio y con dolor, me sirve, me sirve y lo valoro mucho.

Sobretodo gracias a todos por los ánimos, se os quiere a todos;-)

A seguir. Vaaaaaamooooooooossss

Anuncios