Todo empezó a las 5:00 de la mañana con el despertador a tope, ya que la salida era a las 7:00 de la mañana. Un poco de desayuno, el normal, el de todos los días, y a vestirme para ir e bici desde casa hasta la casa de campo.

Si podéis os ponéis en situación conmigo…, 5:45 de la mañana y atravesando una noche de sábado por Serrano y Gran Vía, imagínate todo lo que te puedes encontrar, y como van todos borrachos, pocos se dieron en cuenta del pirado que iba por ahí en bici, jeje, muy gracioso, y eso sí, de Serrano a Gran Vía, parece no que estés en dos ciudades diferentes, si no en dos mundos diferentes.

Una vez en la Casa de Campo, a prepararlo todo, para a las 7:00 empezar con la carrera.

Y así fue, bocinazo y al agua…, como siempre en el agua mal, pero ya me voy conociendo y estoy seguro que en el próximo triatlón voy a nadar mejor. Empiezo bien, cuando llevo 200 metros empiezo con una crisis que me dura unos 500 metros, y a los 700 metros empiezo a encontrarme bien y nado cómodo, así que yo creo que en el próximo triatlón, voy a nadar 500 metros antes para calentar…., ya veremos.

Salí del agua en algo más de 40 minutos, fatal, bastante retrasado, pero ya no me sorprende, sé que es mi sitio, pero empezaba la bici.

Con sólo una semana de descanso, quería ver cómo respondía mi cuerpo, y no iba a regular en la bici, iba a dar todo lo que podía. En seguida me acoplé y empecé a pasar gente, y más gente, y más gente, tanto en el llano como en las subidas, cómodo, disfrutando, pasándomelo genial, a pesar de que la bici me queda un pelín pequeña y noto algo de molestia en las rodillas, sobretodo en la derecha, pero me puede más el disfrutar que el dolor.

A partir de la tercera vuelta se me empiezan a cargar los triceps, no estoy acostumbrado a ir acoplado, y la posición me cansa. Es lo que más se me carga, de piernas sigo tirando bien, y sigo subiendo Garabitas cómodo y a plato, pasando gente, aunque en la última vuelta ya casi no pso a nadie, sólo uno o dos, qué ha pasado?! Dónde está la gente?!

Cuando llego a dejar la bici, me noto cargado, he dado todo lo que podía en la bici, y no sé cómo voy a correr, pero subidón…, está Celia y me dice que voy el 8º…, no me lo puedo creer, el 8º, jeje, otra vez remontada épica en la bici, en lo que menos tengo entrenado, a estas alturas y contando con lo de ayer debo llevar unos 700 km en 10 meses, pero se nota el entrenamiento cruzado de la carrera a pie.

Esto me motiva para la carrera, pero sé que hoy, más que nunca tengo que dosificar muy mucho, cualquier exceso me puede sacar de la carrera. En las dos primeras vueltas paso a 3 corredores, a partir de ahí ya se mezclan los doblados, y no sé por dónde va el 4º clasificado. Cuando me quedan dos vueltas me dobla Almagro, me intento enganchar a él, pero va más fuerte que yo, si sigo a su ritmo puedo petar en mi última vuelta…, puedo correr a su ritmo, pero hoy no…

Llega la última vuelta, y la disfruto, me parece increíble, dos Half en 7 días, haciendo buenos tiempos, y no termino la media petado, me he dosificado, y la he hecho cómodo, Celia y los peques me han animado, me lo he pasado genial, y paso la línea de meta en 5ª posición de la general, 3º de mi complicado grupo de edad, con Álvaro y Mara en brazos…., qué más le puedo pedir a la vida, jejejeje.

En la meta veo a mucha gente conocida, ambientazo, todos unidos por el deporte, y por un día genial de verano haciendo triatlón.

La conclusión más importante que saco de esto, es que sé que tengo mucho margen de mejora, y que sobretodo tengo muchas muchas ganas.

Próxima parada…. Riaza.

Vaaaaaaaamooooooooosssss

Anuncios