20140506-152727.jpg

Qué pasada de día el vivido este domingo. Por eso he tardado dos días en escribir esta crónica.

Todo empezó a las 5:00 de la mañana cuando sonó el despertador para ir al ave. Tras dar un beso a Celia por el día de la madre, salí de casa para llegar con tiempo.

El viaje a Barcelona cómodo y la llegada justa para coger el dorsal. En la recogida todo espectacular bien tematizado todo por Red Bull, un entorno espectacular, y poco a poco empezó a llegar los atletas y deportistas de Red Bull.

Buscando un sitio para cambiarme me encontré con Chema Martínez, intercambiamos unas palabras y me dijo que a partir del km 50 era durísimo. Mi objetivo era llegar hasta allí y ver qué pasaba después.
Me despido de Chema y voy a cambiarme.

Ya casi es la hora de la salida, y llamo a Celia para mandar un beso a ella y a los peques, se me pone la carne de gallina cuando tengo que dar su número cuando me piden un número por si hay una emergencia.

Llega el momento de ir a la salida, y allí todo el mundo animando, qué buen ambiente, qué gran día, en la primera fila los embajadores de Red Bull y después el resto.

Antes de la salida me hago una foto con Cristina Mitre y con uno de Red Bull que la verdad no sé quién era, tengo que mirarlo.
Por allí estaban Carlos Sainz, Gisela Pulido, gente del mundo del skate, riders, de todo.

Dan la salida, todas las salidas del mundo a la vez y empezamos a correr. Paso a Josef Ajram y me hago una foto con él, y en seguida me pongo en primera línea, allí empieza mi sueño, me pego ni más ni menos que a Chema Martínez y Mario Mola.
El ritmo al principio es decente, también está en este grupo el hermano de Mario Mola, Lucas.
Antes del kilómetro 10 me pasa algo raro…., noto el muslo izquierdo, si, lo noto, significa que cuando doy algunos pasos lo noto un poco duro.
Prefiero mandar la cabeza a otro tema y no pensar en el dolor, y seguir disfrutando de la carrera con estos cracks.

En el kilómetro 10 el ritmo ya es por debajo de 3:40, pero voy bien, voy cómodo y estoy con ganas, motivado por la gente con la que estoy corriendo y por el motivo de la carrera, pero la pierna cada vez la noto más.

En el 15 me paro a beber agua en un avituallamiento y nada más dar el primer paso ya no es que note la pierna, ya es dolor, y se pone dura como una piedra. Mi grupo me saca 5″ pero no puedo cogerlos, me duele la pierna y no me deja forzar, hago estos 5 kilómetros bien físicamente a 3:40, pero con bastante dolor en el muslo.

En el km 20, ya totalmente sólo me paro de nuevo, a ver si hay reflez, o algo que me calme el dolor, no hay nada y cuando vuelvo a correr el dolor ya es insoportable.

Hago por llegar al km 25 sufriendo a dada zancada y trotando a 4:30. Aquí termina mi participación, qué lástima, me encontraba bien, con ganas, y supermotivado. No fue culpa de la lesión el ritmo al que fui con Chema y Mario, he hecho medias maratones más deprisa. Creo que fue el dolor de rodilla derecha de los últimos días, ha hecho que cargue el muslo izquiero, algo noté el viernes al montar en bici, pero no di importancia, pero al final, así fue la carrera, y estas son las circunstancias de carrera de las que siempre hablo.

En resumen, feliz, muy feliz por los momentos que compartí y que me tiré viendo la espalda de Chema y Mario, como si estos dos peso pluma quitaran algo de aire, feliz por la causa de la carrera y deseando que llegue la segunda edición, espinita clavada, y feliz por que me encontré tanto de cabeza como de cuerpo bien a pesar de la lesión.

La carrera terminó, y tuve que hacer tiempo viendo Barcelona hasta las 23 horas que salía el único medio disponible para volver a Madrid, el autobús, y así pasé la noche, durmiendo lo que podía en el autobús.

Gracias a todos por los ánimos, y este find volveré a dar guerra, seguro!!

Anuncios