Por fin se ha terminado el mes de junio, un mes del qe me voy a quedar con pocos recuerdos buenos, ahora sólo queda afrontar este mes, para terminarlo con mi primera experiencia Ironman, una carrera a la que me presento con muchas ganas, pero con mucho mucho mucho respeto…

Ayer tuve el tercer Half del mes, fui con muchas ganas de hacer una carrera bien, aunque con las precauciones del dedo roto, y del tendón inflamado.

La histroaia empezó a las 4:30 de la mañana cuando sonó el despertador, ya que teníamos que estar allí a las 6.00 y prepararlo todo por que la carrera empezaba a las 7:00.

A las 6:00 nos encontramos allí Carlos, Nino y yo, está empezando a amanecer, y ahí estamos de nuevo para afrontar un nuevo Half.

A las 6:00 y poquito el hombre del megáfono anuncia que el agua está a 24º por lo que no se puede utilizar neopreno, malas noticias para i, ya que nado mucho mejor on neopreno.

Tenemos todo listo y vamos hacia la salida, bocinazo y al agua.

La natación se me hace eterna como siempre, tardo 38´en hacer el agua, muchos minutos más que si hubiera utilizado el neopreno. Este año estoy nadando bastante, pero creo que tardaré mucho en notar los beneficios.

Salgo del agua y empieza la bici, me encuentro bien, a gusto, en la salida estabamos Nino y yo en la tercera tanda de salida, por lo que empiezo a pasar gente, y más gente, hay una subidita para llegar a Somosaguas, paso a mucha gente, tiramos por un llano por encima de 50 km/h, se llega a garabitas, otra subida, y paso a más gente. Así durante 3 vueltas, por que en la 4ª vuelta noto que estoy arriba y ya casi no paso a gente.

Cuando llego a la transición hay unas 15-20 bicis, m llevo una alegría, he salido en la tanda entre el 160 y el 240, y llego y hay muy pocas bicis, he volado, cuando termino veo que he hecho el 4º mejor tiempo en la bici, qué alegría!!

Empieza la carrera, y desde que doy los primeros pasos noto el tendón, noto una molestia, con la que puedo convivir y correr perfectamente, hago el primer 10.000 sin parar y por debajo de 40´, pero nunca sabes cuando va a llegar el calvario. De repente el tendón empieza a doler, esto no es una molestia, esto es dolor, me obliga a parar, aprovecho y bebo agua con calma, intento arrancar y casi no puedo mover el tobillo del dolor en el tendón, doy unos pasos cojo hasta que entra algo en calor, troto, pero en seguida vuelve a aparecer el dolor, así me paso el último 10.000, que lo hago casi en una hora, perdiendo 20´. Qué pena, por que podría haber terminado muy bien, pero junio no ha sido mi mes.

Cuando llego a la meta está toda mi familia, qué alegría por un lado, pero que pena no haber podido dedicar una gran carrera, pero hay muchas por delante, por lo menos he podido cruzar la meta, que tenía mis dudas, y sobretodo volver a cruzar la meta con Álvaro en brazos, sin duda un gran día, no el mejor, pero otro gran día, y tercer Half terminado.

Esta semana toca recuperar el tendón, y entrenar para Vitoria, que sólo quedan 27 días…, tiemblo de sólo pensarlo

Anuncios